Bogotá. La aerolínea colombiana Avianca espera para este año una expansión del 25% en el mercado doméstico y también una importante mejoría en sus negocios en Sudamérica, al tiempo que no ve más adquisiciones después de la reciente compra de Aerogal en Ecuador.

El presidente de Avianca, Fabio Villegas, también descartó que haya un proyecto concreto en marcha para inscribir sus acciones en la bolsa.

"Estamos viendo crecimientos del 25% en el mercado doméstico (Colombia), soportado en la disminución de tarifas y a nivel internacional hay una recuperación, especialmente en el mercado sudamericano", dijo Villegas en una conferencia de prensa para presentar los resultados del 2009.

Pero advirtió que "la recuperación económica aún es vulnerable y muy sustentada en apoyos, generaciones de liquidez e intervenciones de los países".

Avianca protagonizó una de las más importantes noticias de la industria en el 2009, al unirse con Taca en una firma holding con sede en las Bahamas, la cual es propiedad en 67% del grupo Synergy Aerospace del empresario Germán Efromovich, y en 33% de la familia Krieten.

Villegas dijo que para el 2010 el principal propósito es consolidar la alianza y descartó nuevas adquisiciones. "Estamos hablando de continuar los proyectos de renovación de flota para este año y mantener nuestro crecimiento y nuestro posicionamiento en el mercado", afirmó.

Avianca afrontó un difícil 2009 por la crisis global, con una leve baja en las ventas y sus ganancias en declive, debido, además, a las provisiones que tuvo que hacer para la adecuación de aviones dentro del plan de devolución de equipos.

Villegas confirmó que para el 2010, la alianza Avianca-Taca espera generar ingresos por US$3.000, estables frente a las ventas combinadas de las dos firmas en el 2009.

Esperan para este año una utilidad neta cercana a los US$100 millones, con crecimiento de 25% y de entre 10% a 15% en las ventas y en las utilidades, respectivamente.

Nueva flota. La readecuación del plan de renovación de su flota por US$8.000 millones ha llevado a Avianca a acelerar la recepción de aeronaves Airbus 330, debido a las demoras en la entrega de 12 aviones Dreamliner pedidos a Boeing.

Para el 2011 adelantará la recepción de dos aviones Airbus A330, para contar con cinco aeronaves de ese tipo. Con dos años de atraso, Boeing apenas realizó el pasado diciembre el primer vuelo del Dreamliner, sobre el que había pedidos por 840 unidades por un valor cercano a los US$140.000 millones.

Ambas aerolíneas operan 156 aeronaves, con 13.000 trabajadores y esperan transportar 18 millones de pasajeros durante este año.