Bogotá. La empresa Sigra, que compite en Colombia con las multinacionales Unilever y grupo Team, espera llevar a finales de este año a Chile y Curazao una margarina que contribuye al desarrollo cognitivo de los niños y a preservar la memoria de los adultos.

"Liit", una margarina que cuenta con DHA (Omega 3), es la elegida por esta compañía creada hace 57 años en Colombia para diversificar su oferta en estos mercados, que se han convertido en destino para sus productos junto a República Dominicana, Brasil y Uruguay.

El director comercial de Sigra, Ariel Serrano, dijo que la margarina requirió de dos años de investigación y pruebas piloto en los que el principal desafío era neutralizar el sabor del aceite de pescado, ingrediente que contiene el omega, que es justamente el elemento diferenciador frente a la competencia.

"Este desarrollo es el resultado del deseo de la empresa de innovar y de suplir la necesidad de los consumidores, inicialmente colombianos, de tener en sus neveras una margarina balanceada y con todos los nutrientes que aporta el aceite de pescado", explicó el directivo a Colombia.inn, agencia operada por EFE.

Serrano aseguró que ya empezaron el envío de muestras de "Liit", presentada hace un año en territorio colombiano y con ventas que llegan a las 5.000 cajas mensuales, a Curazao y Chile, "para empezar a comercializarla a finales de este año".

Además, Sigra, que posee el 40% del mercado local de margarinas para panadería, decidió a finales de 2014 competir en el segmento de margarinas de consumo masivo, que en Colombia lideran Unilever, grupo Team y Grasco, con ventas por US$240.000 millones (US$97,8 millones) y una producción de 22.000 toneladas anuales.

La decisión de llegar al sector de productos de consumo masivo se debió al hecho de que la industria panadera nacional, que agremia a 25.000 establecimientos que generan unos 400.000 empleos directos, ha tenido épocas críticas de consumo.

"Generación tras generación se ha ido perdiendo la tradición de tener pan en la mesa, porque entre los más jóvenes hay un incremento en el consumo de paquetes o comida chatarra", comentó el directivo.

Sigra también optó por diversificar su portafolio de productos, que alcanza unos 50 entre margarinas, aceites y artículos para pastillaje, con el primer aceite con ingredientes ciento por ciento colombianos y sabor a ajo, cebolla y pimienta.

Con la presencia en el consumo masivo, que demandó una inversión de 1.500 millones de pesos (unos US$611.295) y el incremento de las exportaciones, la compañía con sede en Bogotá aspira a facturar este año 135.000 millones de pesos (US$54,9 millones).

"Exportamos productos diferenciados en sabor, desempeño y color, por lo que esperamos poder aumentar nuestro comercio este año y presentarles pronto los nuevos desarrollos que ya se conocen en Colombia", aseguró Serrano.

Para acompañar sus planes de expansión, Sigra, que en 2014 facturó 127.000 millones de pesos (US$51,7 millones) y cuenta con 250 empleados, modernizó su planta que, con 6.800 metros cuadrados y una capacidad de producción de 5.500 toneladas mensuales, es considerada una de las más modernas de Latinoamérica por tener todos sus procesos automatizados.

De igual forma, ha promovido desde 2007 la capacitación del sector de la panadería con la creación del Instituto Colombiano de Panadería y Pastelería.

"Capacitamos al gremio para hacerle entender que no se trata solo de hacer pan y venderlo sino que, para que el negocio prospere y se recupere el gusto por consumirlo, es necesario saber de administración, costos y recurso humano", finalizó Sierra.