Bogotá. Cementos Argos, la mayor compañía del sector de Colombia, registró una pérdida neta de 68.025 millones de pesos (US$23,4 millones) en el cuarto trimestre del 2017, debido a una combinación de menores precios y mayores costos en ventas derivadas de la desaceleración de la economía local.

La pérdida de Cementos Argos contrastó con la utilidad neta de 61.860 millones de pesos (US$21.2 millones) que alcanzó en el cuatro trimestre del 2016, precisó la compañía en una comunicación a la Superintendencia Financiera este lunes en la noche.

El costo de ventas de la compañía, subsidiaria del holding de inversiones Grupo Argos, aumentó un 6,6% entre octubre y diciembre del año pasado a 1,58 billones de pesos (US$541 millones), frente a igual lapso del 2016, mientras que los pagos por impuesto sobre la renta más que se triplicaron a 154.375 millones de pesos (US$52.9 millones).

A su turno, el EBITDA (ganancia antes de impuestos, intereses, depreciación y amortización) cayó un 8,9% a 362.467 millones de pesos (US$124 millones) en el trimestre analizado.

"La disminución en ingresos de Cementos Argos S.A., se explica en mayor medida por los precios de cemento en Colombia, que alcanzaron el punto más bajo en el segundo trimestre del año", precisó la comunicación.

"La disminución en ingresos y EBITDA de Cementos Argos S.A., se explica en mayor medida por los precios de cemento en Colombia, que alcanzaron el punto más bajo en el segundo trimestre del año", precisó la comunicación.

La compañía señaló que el período tuvo retos, generados por la desaceleración de la demanda de cemento y concreto y por la disminución de precios.

Según explicó, la baja de precios fue impulsada "en buena medida por importaciones de orígenes que en algunos casos subsidian los costos de energía, manipulan las tasas de cambio como mecanismo de promoción de sus industrias nacionales y no siguen estrictos estándares ambientales".

En el acumulado del 2017, la ganancia neta de Cementos Argos se contrajo un 86,3% a 77.228 millones de pesos (US$26.4 millones), en comparación con una de 562.512 millones de pesos (US$192 millones) durante el año previo.

El EBITDA para todo el año cayó un 15% a 1,42 billones de pesos (US$486 millones), al tiempo que los ingresos operacionales subieron un marginal 0,2% a 8,5 billones de pesos (US$2.913 millones).