Bogotá. El buen momento económico por el que atraviesa el país ha incrementado el consumo de electrodoméstico, jalonando la presencia de importantes multinacionales que se disputan los primeros lugares en ventas globales de estas tecnologías. Electrolux, la compañía sueca que parecía haber desaparecido del mercado nacional, el año pasado logró un crecimiento el 45% y este año planea, con el aumento de 52 nuevos productos a su portafolio, alcanzar el 50%.

Un mercado que en el 2010, entre ventas de televisores, planchas, aires acondicionados, línea blanca, licuadoras, tostadoras, cafeteras y demás electrodomésticos, creció entre el 15% y el 18% , de acuerdo con las cifras de Camilo Herrera, presidente de Raddar, la organización dedicada al análisis de consumo, quien además asegura que entre las estrategias que marcas como Electrolux tendrán para aumentar su participación en el negocio, está la del fortalecimiento del Brand Building o construcción de marca, con la que, dice el experto, logrará entender las necesidades del consumidor, que hoy es más exigente.

En entrevista con El Espectador, Mario DaSilva, gerente de Electrolux Colombia, habló acerca de la experiencia que ha tenido la marca en el país y de cómo lograrán sus metas propuestas para este año.

-¿Cuál es la participación actual del segmento de los electrodomésticos en la economía nacional?

Los colombianos invierten aproximadamente entre US$650 y US$700 millones al año, ese dinero representa la venta de 2,7 millones de productos en el mismo periodo.

-¿Qué porcentajes de estas ventas correspondieron a Electrolux?

El año pasado crecimos 45% y se llegaron a vender 118.000 productos. Para 2011 queremos crecer el 50% y para el 2012 la meta es similar. Nuestro plan es ambicioso en toda América Latina, pues no se está creciendo mucho en Europa. Incluso en muchas multinacionales pasa lo mismo, nos estamos concentrando en países como México y Colombia principalmente, después en Perú, Ecuador y Chile, aunque estos últimos tienen poca población.

-¿Cómo lograrán esas metas?

El crecimiento del año pasado se debe a las metas de lineamiento que trazamos, nos desprendimos de lo que no servía y mejoramos lo que teníamos. Motivamos la gente. Uno de nuestros desafíos es brand building, construcción de marca. Ya hicimos la investigación de mercado para entender cómo pensaba el consumidor y dónde estábamos posicionados. La idea es enfocarnos en el punto de venta (Alkosto, Carrefour y Éxito) y en las tiendas propias con mucha exhibición, estamos pensando en apuntarle a la zona sur de Bogotá

-¿Cuáles son los productos que llegan hoy al país?

Vamos a tener 52 productos nuevos y no vamos a lanzar productos sueltos o aislados. La idea de nosotros es incentivar a los clientes para que compren no uno, ni dos productos sino por ejemplo equipen su cocina con nuestra marca. Los productos deben hablar el mismo idioma, el mismo diseño, los mismos detalles, es un conjunto. Venimos con innovaciones, pero además ahorro de agua, luz y diseños ergonómicos. Esos detalles es lo que hace la diferencia. La materia prima cada vez será más escasa, por ejemplo conseguir el plástico a futuro será un problema, así que buscamos nuevas alternativas, una de ellas es recoger plástico del océano y reciclarlo. Ya existen aspiradoras que se están fabricando con este material.

-¿Cómo incidirá el crecimiento del 50% que tienen estipulado con respecto a la tasa de desempleo que repunta el 12%?

Va a crecer en ventas y empleados, en capacitación en todos los renglones. La gran contribución que vamos a dar no es sólo en mano de obra pues no descartamos que sea Colombia por su gran potencial de mercado interno, una posible sede para una fabrica nuestra. La nómina de nuestros empleados crecerá un 30% de aquí al 2013.

-¿A qué estratos quieren llegar ahora?

3, 4, 5 y 6. Para cada uno de ellos hay una línea específica. Electrolux será la más innovadora y Frigidaire la más económica, sin dejar de lado la calidad. En unos 10 años uniremos las marcas.

-¿Por qué la marca estuvo fuera del mercado nacional tanto tiempo?

Nunca salimos del país, lo que pasó fue que se dejó de hacer el modelo de venta puerta a puerta, donde teníamos 1.200 vendedores, adicionalmente Colombia tenía una protección de importados, con ella casi que no se podía exportar para proteger la industria, entonces Electrolux vino a ensamblar las aspiradoras y brilladoras, Lux era la ensambladora.

Cuando se abren las importaciones este modelo de negocio no funcionaba, porque era costoso, la seguridad tampoco ayudaba y la mujer empieza a salir de la casa a trabajar. En estos últimos 10 años la marca ha sufrido. Ha habido una mala estrategia de venir a competir con compañías locales y este no es el juego de Electrolux, somos diferenciación, calidad, productos novedosos. La idea ahora es revolucionar el mercado colombiano y enseñar al consumidor a comprar para demostrarle que vale la pena cada peso que le invierta al aparato. La misma diferenciación hace que podamos cobrar un poco más.

-¿Cómo ve el mercado colombiano?

Colombia va a crecer, pues es un país emergente que pertenece al grupo de los Civets (naciones que tienen grandes poblaciones, buen potencial de crecimiento y que de a poco se están abriendo al mundo). Le ocurrirá lo mismo que pasó con Brasil desde hace 30 años cuando se introdujeron cambios de apertura económica y refuerzo de relaciones internacionales. Aquí se invierte mucho dinero en infraestructura, se está abriendo internacionalmente, se hacen tratados, es un país de 46 millones de habitantes.

-Es una realidad que en el país existe el contrabando, ¿Cómo les afecta el negocio?

En este momento no, antes creo que sí, pero el tema se ha superado. Con los TLC y la reducción de aranceles se ha blindado un poco esta problemática, así que no nos preocupa.

Este año se habla que será difícil cumplir con las metas económicas ¿cómo lo sortearán ustedes si planean crecer el 50%?

Creo que Colombia seguirá creciendo. Tenemos elementos muy capaces y, de hecho, la línea que tiene el Gobierno para recuperar el país después de las inundaciones es de perfil empresarial, eso de por sí ya es un estímulo. En Colombia Humanitaria se puso a su cabeza al presidente de Bancolombia, un hombre con perfil empresarial y no social. Para mí el mayor problema del país es el desempleo. Si Colombia acelera el proceso de exportaciones, mejora la infraestructura vial, incentiva la parte agrícola, en 10 años será millonario, y lo será cuando haya escases de alimentos. Yo no quiero creer que Colombia va a retroceder, todo lo contrario, estuvo dormida 50 años y ahora ha despertado. Está en el centro de América, su posición geográfica es envidiable y su gente ni hablar.