Sin embargo, en Paraguay, según los comerciantes, se sigue pagando altos impuestos de importación. Según varios comerciantes de esta frontera, la situación de los comercios que se dedican al rubro de importados y que atraen a miles de compradores a los comercios de frontera podría tener sus días contados, a no ser que las autoridades paraguayas bajen los impuestos a fin de poder competir con los comercios de Brasil y la Argentina.

Consultado sobre este tema, el empresario Felipe Cogorno, del shopping China, indicó que la situación no es buena: “Actualmente se registra muy poca presencia de compradores en Ciudad del Este y eso se debe a que en el lado argentino está funcionando un Free Shop con muy bajos precios, ya que estos operan con la liberación de impuestos por parte del gobierno argentino”.

El empresario citó como ejemplo el Free Shop London Supply que se instaló en Puerto Iguazú y está vendiendo millones. Los turistas brasileños que iban a comprar en Ciudad del Este ahora cruzan el puente y van a este local, que está a metros del puente que lleva a Argentina.

Según los informes, el pasado mes de diciembre del 2011 la Dirección Nacional de Migraciones de la Argentina levantó el puesto de control migratorio para los extranjeros, para que estos puedan ingresar al llamado territorio extra aduanero de más de 46 hectáreas, en donde los comercios argentinos venden en grandes cantidades productos importados con cero impuestos a los brasileños, quienes ingresan a la zona franca sin pasar por migraciones y salen sin realizar ningún tipo de control aduanero.

Los comerciantes de esta frontera indicaron que este emprendimiento en el lado argentino está perjudicando enormemente a los comerciantes de Ciudad del Este y también traería serios problemas a los comercios de esta capital departamental, como así también a los comercios de Salto del Guairá.

Los comerciantes de esta frontera indicaron que, ante esta situación, las autoridades paraguayas deberían reducir los impuestos de importación de ciertos productos como ropas, perfumes, bebidas, cosméticos y otros, a fin de poder competir con los llamados Free Shops. Otra opción que manejan los comerciantes y que solicitarán a las autoridades es que aprueben también una ley de Free Shops para los comercios de frontera, dando iguales condiciones que el Brasil y la Argentina a los comerciantes de nuestro país.