Viena. La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y los países que cooperan con el cartel (OPEP+) se reúnen este jueves en Viena con el objetivo mínimo de volver a estabilizar el precio del crudo mediante una prórroga del recorte de producción en vigor.

A principios de octubre, el precio del barril (159 litros) de petróleo Brent, de referencia en Europa, se situaba en más de US$86, pero a principios de diciembre está a poco más de US$60.

"En realidad, está claro que el recorte de producción se prolongará hasta 2019, pero lo que no se sabe es cuál será el volumen de reducción y a partir de qué nivel de partida", dijo a dpa el analista del banco alemán Commerzbank Carsten Fritsch.

También el ministro de Energía de los Emiratos Árabes Unidos, Suhail al Mazroui, apuntó la necesidad de reducir la producción. Sin embargo, el ministro explicó que la OPEP no se propone como objetivo un precio concreto, sino que más bien pretende acordar una actuación responsable para el mercado mundial del petróleo.

Según la Agencia Internacional de Energía (AIE), la demanda de petróleo producido por la OPEP se situará el próximo año en 31,3 millones de barriles diarios. Actualmente y según sus propios datos, los 15 países miembros del cartel producen casi 33 millones de barriles diarios. Por tanto, la organización podría acordar un recorte pronunciado.

La OPEP cuenta para tal efecto con el apoyo de Rusia, el mayor productor del grupo de países OPEP+. En el entorno de la cumbre del G20 celebrada el pasado fin de semana en Buenos Aires, Rusia y Arabia Saudí ya acordaron actuar en ese sentido.

Pocos días antes de la cumbre de Viena, Qatar anunció que abandonará la OPEP a principios de 2019.