Quito. El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, inauguró este miércoles las primeras cuatro turbinas en operación de la mayor central hidroeléctrica del país, "Coca Codo Sinclair", construida por el consorcio chino Sinohydro Corporation.

La obra, completada en un 95% y que funcionará a pleno rendimiento en agosto, está compuesta de ocho turbinas. Es considerada como emblemática por el Gobierno, en su objetivo de convertir a medio plazo a la nación sudamericana en exportadora de energía limpia.

"Esta obra representa mucho, comenzará a entregar energía al Sistema Nacional Interconectado, inundará de energía renovable al país entero", enfatizó Glas al formalizar la entrada en operación de las turbinas.

"Esta misma energía llegará al hermano país de Colombia, porque hoy Ecuador exporta energía; Ecuador ya cambió", destacó el alto funcionario.

Glas resaltó la trascendencia de un proyecto que, en su opinión, demuestra que los ecuatorianos hacen "cosas grandes".

El ministro de Electricidad y Energía Renovable, Esteban Albornoz, que acompañó a Glas, dijo que "la primera fase del proyecto está lista para su operación continua", luego de haber cumplido las pruebas hidráulicas, mecánicas y eléctricas.

Con la entrada en operación de las primeras cuatro unidades, la central comenzó a entregar 750 megavatios, que según Glas, también llegarán a Colombia, país al que se venderá este año energía eléctrica por valor de unos US$100 millones estadounidenses.

Con el funcionamiento total de la central, en agosto próximo, Ecuador prevé un ahorro de US$600 millones al año en importación de combustibles.

La obra se inició en julio de 2010 y tiene un presupuesto de US$2.245 millones, que incluyen obras civiles, equipamiento electromecánico, fiscalización, administración, entre otros.

El proyecto, que se encuentra ubicado entre las provincias amazónicas de Napo y Sucumbíos, generará 1.500 megavatios de energía que abastecerá el 30% de la demanda nacional.