La Comisión Nacional de Energía Atómica, en Paraguay, informó que solicitó -vía Cancillería- a la Argentina informes más detallados sobre la planta de uranio a ser instalada en Formosa. Indicó que existen pocos detalles técnicos del proyecto.

César Cardozo, presidente de la Comisión Nacional de Energía Atómica, indicó que los responsables del proyecto nuclear en Formosa aún no brindan especificaciones técnicas.

Aclaró que el plan concreto y socializado el jueves en Argentina no consiste en una planta nuclear, sino en una planta de procesamiento de uranio.

“Se trata de una planta de conversión del mineral del uranio a dióxido de uranio, que luego se usa como combustible de los reactores nucleares”, explicó.

Al ser abordado sobre los eventuales peligros para el Paraguay, aclaró que la preocupación debe centrarse en el tratamiento de los residuos de la industria.

De esta manera, insistió en que, además de la información sobre la ubicación, se necesitan informes sobre el área técnica.

“Nos interesaría saber cuáles son las medidas de mitigación, los detalles del proyecto y qué se prevé en caso de tal situación. Eso es lo que desconocemos y estamos solicitando vía Cancillería”, sostuvo, en contacto con la 780 AM.

Consideró un paso positivo que el proyecto de la planta de uranio haya sido presentado oficialmente ante la población formoseña. Ahora queda pendiente la socialización a nivel bilaterial, con Paraguay, indicó.

“Hay que ver qué se prevé hacer con relación a los efluentes. Si se trata de efluentes líquidos, Paraguay puede pedir explicaciones, sobre todo por la cercanía al río Paraguay”, manifestó.

Sobre los cuestionamientos respecto a la instalación de la planta, Cardozo señaló que aún se debe aguardar el detalle técnico solicitado.

“No podemos juzgar algo sobre lo cual aún no tenemos un informe detallado”, sostuvo.

Sobre los eventuales riesgos de una contaminación por radiación, aseguró que “algo así como explosión y ese tipo de riesgo no se da en una planta de conversión de uranio”.

“Hemos hecho las averiguaciones y la afectación sería local, en caso de algún incidente en una planta de este tipo”, refirió.

Insistió en que la preocupación del Paraguay debe centrarse en el tratamiento que reciban los residuos, ya sean sólidos, líquidos o gaseosos.

Cardozo aprovechó la ocasión para señalar que Paraguay necesita mayor inversión en especialización sobre temas nucleares, considerando que está ubicado entre Argentina y Brasil, dos países con desarrollo en el sector.

Los cuestionamientos sobre el proyecto nuclear en Formosa se recrudecen principalmente por la falta de información compartida con Paraguay, pese a tratarse de un área fronteriza.

Además de confirmar la instalación de una planta de tratamiento de uranio, las autoridades de Formosa igualmente señalaron que está en fase de estudio la construcción del reactor nuclear Carem 25.

La intención de contar con una planta nuclear en Formosa data de al menos hace cinco años.