Ciudad de México. La comisión de Hacienda del Congreso de México aprobó este martes un plan para elevar drásticamente el impuesto a los cigarrillos en 2011, pese a las protestas de los productores de tabaco del país y fabricantes de cigarrillos.

El proyecto de ley incorpora un alza de cinco pesos mexicanos promedio (US$0,40) por paquete de 20 cigarrillos, además del aumento de 2 pesos por paquete acordado hace un año en virtud de un plan a varios años para elevar gradualmente el impuesto al tabaco. 

El alza se aplicaría a productores de tabaco nacionales y al tabaco importado. Un paquete de 20 cigarrillos premium cuesta actualmente 30 pesos.

Los dos productores de tabaco del país, las unidades locales de Philip Morris International Inc. (PM) y British American Tobacco PLC, indicaron en un aviso publicitario conjunto que el impuesto afectaría a una industria que emplea a 5.000 personas directamente, además de 30.000 agricultores y trabajadores jornaleros.