Beijing. Las compañías europeas en China están enfrentando dificultades ante la desaceleración del crecimiento económico chino, muestra un informe publicado este martes.

Alrededor de 41% de las 506 compañías europeas entrevistadas que operan en China ahora están reevaluando sus negocios en China y están planeando reducir personal, incluida la reducción completa de la plantilla, de acuerdo con la Encuesta de Confianza Empresarial anual publicada por la Cámara Europea y la firma de consultoría Roland Berger.

De las compañías encuestadas, 47% señalaron que planean ampliar sus operaciones en China, 39 puntos porcentuales menos que en 2013.

No obstante, una mayoría de empresas europeas probablemente incrementará su inversión en China en caso de que las barreras de acceso al mercado se eliminen, indica el informe.

El documento señala que la firma del Acuerdo Integral sobre Inversión UE-China es considerado esencial para mejorar el ambiente empresarial.

"Las compañías europeas ahora necesitan un mapa de ruta. Esto les dará la confianza que necesitan para comprometerse más con el desarrollo futuro de China en estos tiempos desafiantes económicamente", declaró el presidente de la Cámara Europea, Jorg Wuttke.

El director general de Roland Berger, Charles-Edouard Bouee, señaló que el crecimiento de China en las próximas décadas dependerá de la transformación enfocada en la oferta, la mayor innovación y la reducción de la capacidad excesiva, todas ellas áreas en las cuales pueden contribuir las empresas europeas.