México. Cerca de 50 compañías desarrolladoras de parques, aerogeneradores y suministros de por lo menos nueve países se dieron cita hoy en la Ciudad de México para exponer avances tecnológicos para la generación de energía eólica.

     La feria anual "Mexico Wind Power" reúne por dos días a representantes de firmas de España, Francia, Italia, Alemania, Dinamarca, la India, Estados Unidos, China y México con el objeto de mostrar sus nuevos productos y tecnologías a la creciente industria eólica mexicana.

     "Hay un número de clientes que buscamos trabajar con ellos. Esperamos que en los siguientes años tengamos nuestro primer proyecto en México", dijo David Halligan, director ejecutivo de Goldwind Americas, la subsidiaria estadounidense de la compañía china líder a nivel global en la manufactura de aerogeneradores.

     El directivo recordó que la firma tiene presencia en América en países como Chile, Ecuador, Bolivia, Cuba, Panamá y Estados Unidos, por lo que la feria realizada en la capital del país es una oportunidad para ampliar su oferta hacia el mercado mexicano.

Por su parte, la gerente de Promoción de Energías Renovables de la firma española Aldesa, María Sánchez, destacó que la importancia de la energía eólica como fuente limpia y expuso que dos parques que la empresa construye y operará a partir de 2018 en el estado de Yucatán, sureste del país, atienden los lineamientos en protección ambiental.

     La industria eólica de México ha tenido una expansión constante desde hace una década y actualmente operan 32 parques situados en 10 estados, señaló el secretario de Economía, Pedro Joaquín Coldwell, en la inauguración de la exposición.

     El secretario adelantó que para 2019 se prevé que 34 compañías inviertan 6.600 millones de dólares en la construcción de 52 nuevas centrales eólicas y solares en el país, aprovechando, en el caso de la energía que usa la fuerza del viento, el potencial existente en tres regiones del sur, noreste y noroeste.

     La capacidad eólica instalada en México suma 3.500 megawatts y se espera que para el próximo año llegue a los 6.000 megawatts, según la industria del país.

     "Vemos a México como un país muy importante, con un crecimiento muy importante. Tiene mucho recurso", manifestó el gerente senior de ventas de la estadounidense General Electric, Héctor Villegas.

     El directivo expuso que el crecimiento del sector eólico es clave para el desarrollo de México porque el viento no es un recurso sujeto a altibajos en los precios, como el petróleo, lo que permite una estabilidad para las empresas en cuanto a proyecciones de costos de energía.

     Por lo pronto, la fabricante con presencia global proveerá 80 turbinas dotadas de una tecnología digital que desarrolló para incrementar eficiencia y rentabilidad en el parque Parras, desarrollado por la mexicana Kalos Eolos en el norteño estado de Coahuila, detalló Villegas.

     Por su parte, la gerente de Promoción de Energías Renovables de la firma española Aldesa, María Sánchez, destacó que la importancia de la energía eólica como fuente limpia y expuso que dos parques que la empresa construye y operará a partir de 2018 en el estado de Yucatán, sureste del país, atienden los lineamientos en protección ambiental.

     Se trata de las centrales Chacabal I y II, en la municipalidad de Suma, que contarán con 30 aerogeneradores de 137 metros de alto para generar 60 megawatts, en los cuales se invertirán US$116 millones.

     "Son proyectos verdes que atienden todos los lineamientos nacionales e internacionales en materia de cuidado del medio ambiente y de vanguardia en la producción de energía que, de mano de la comunidad, contribuirán para que Yucatán sea un productor relevante a nivel mundial de energías renovables", dijo durante su participación en la feria.