Nueva Orleans. El fondo de compensación económica de US$20.000 millones para las víctimas del derrame de BP Plc en el Golfo de México comienza a operar el lunes, en medio de acusaciones de que las reglas establecidas por su administrador son injustas.

Kenneth Feinberg, quien dirigirá el fondo, dijo que aquellos que han sufrido pérdidas financieras debido al derrame podrían exigir una compensación por daños y prometió un tratamiento más generoso a los solicitantes que el que recibirían si demandaban al gigante energético por el dinero.

"La meta aquí es intentar y explicar a quienes clasifican para presentar solicitudes: 'No es de su interés el atarse en una corte durante años de un extenso e incierto litigio cuando hay una alternativa más eficiente y rápida", dijo el domingo Feinberg en una conferencia de prensa.

"La meta será pagar cualquier reclamo individual dentro de 48 horas después de finalizada la solicitud y siete días para cualquier solicitud de negocios", afirmó.

BP estableció el fondo en junio bajo presión de la Casa Blanca para que ideara una solución para las pérdidas sufridas en las industrias del turismo, la pesca y otros en el Golfo de México debido al derrame que comenzó en abril y que fue sellado en julio.

Feinberg fue nombrado su administrador debido a la reputación de equidad que adquirió al administrar el fondo del 11 de septiembre y determinar el pago a los ejecutivos de las compañías rescatadas por el gobierno durante la recesión.

Pero el derrame podría resultar un desafío aún mayor, según expertos de seguros que afirman que calcular los reclamos para las empresas será especialmente difícil.

Durante los próximos seis meses, cualquiera que reclame un pago de emergencia también puede demandar a BP en una fecha futura, pero más allá de ese período los afectados renunciarían al derecho de presentar acciones judiciales contra la firma, dijo Feinberg.

La posición es controvertida. El fiscal general de Florida Bill McCollum emitió un comunicado la semana pasada diciendo que la decisión favorece a BP y debilita las provisiones defendidas por los fiscales generales de la costa.

"Menos generoso”. "El actual proceso parece ser aún menos generoso con los floridanos que el proceso de BP. Tal resultado es completamente inaceptable", dijo McCollum en un comunicado.
En su defensa, Feinberg dijo que la idea de un punto de final fue suya y no de BP.

"No estoy comprometido ni con el gobierno ni con BP. Soy completamente independiente", declaró Feinberg, agregando que su ingreso al proceso de compensaciones fue voluntario.

El dijo que no se ha tomado ninguna decisión sobre si las personas que presenten reclamos después de la ventana de seis meses podrán demandar a otras compañías involucradas en la plataforma que estalló el 20 de abril, matando a 11 trabajadores y provocando el derrame.

Hasta ahora, BP ha pagado US$375 millones en compensaciones, dijo Feinberg, aunque ese dinero es aparte de los US$20.000 millones del fondo.

Aún así, se espera un alud de nuevos reclamos en las 35 oficinas establecidas en los cinco estados litorales afectados: Texas, Luisiana, Misisipi, Alabama y Florida.