La Secretaría de Energía de Argentina dispuso otorgar una compensación a las empresas que realicen exportaciones de petróleo crudo, siempre que cumplan con niveles de producción mayores al último trimestre de 2011, a partir de octubre próximo.

La resolución 438/2012, firmada por el secretario Daniel Cameron y publicada en el Boletín Oficial, fija esa compensación en US$28 por cada barril exportado, y se enmarca en la meta de lograr el autoabastecimiento de hidrocarburos.

Las firmas beneficiarias deberán tener además un índice de reposición de reservas mayor a uno, tomando como base las registradas al 31 de diciembre de 2011.

La medida abarca a las empresas que realicen exportaciones de petróleo crudo, cuya producción media diaria correspondiente al período 1 de enero al 31 de diciembre de 2011, sea superior a 1.300 metros cúbicos por día.

También incluirá a las compañías que con menor producción y que deban realizar exportaciones de petróleo en forma ocasional.

A los efectos del cómputo de la producción media diaria indicada se considerarán todos los yacimientos en los cuales la empresa solicitante tenga un porcentaje de propiedad.

La compensación se hará efectiva mediante la entrega de Certificados de Crédito Fiscal transferibles a su valor nominal,  que podrán ser utilizados para el pago de derechos de exportación.

La resolución será de aplicación para las exportaciones realizadas a partir del 3 de febrero de 2012, inclusive, y las compensaciones podrán ser revisada trimestralmente, teniendo en cuenta la evolución de precios internacionales y el comportamiento de los valores de comercialización en el mercado interno.

El primer período de vigencia de la compensación abarca el período desde el 3 de febrero hasta el 30 de junio de 2012.

En los considerandos de la medida se señala la necesidad de "considerar la instrumentación de medidas para coadyuvar al objetivo de lograr el autoabastecimiento de hidrocarburos".

Se indica asimismo que, como consecuencia de la suspensión del programa "Petróleo Plus”, las empresas que exportan crudo "obtienen un ingreso neto, luego de descontar los correspondientes derechos de exportación y las regalías hidrocarburíferas, que se encuentra muy por debajo de los ingresos obtenidos por el petróleo crudo comercializado en el mercado local".