The Boston Consulting Group. La crisis financiera de 2008 recordó a muchos países una realidad fundamental: un sector manufacturero fuerte es necesario para mantener una economía sana y competente a nivel mundial. A principios de la década, muchos países desarrollados vieron crecer su sector financiero y dominar así su economía. La crisis mundial, sin embargo, dejó en claro los riesgos y los efectos perjudiciales de un sector que asume una posición central y de los países que se alejan de la fabricación de productos tangibles. Como resultado, los países desarrollados que descuidaron su sector manufacturero han comenzado concentrar toda su carga en reconstruirlo.

Así, estos países cambiaron su enfoque, sin embargo, han encontrado que el panorama competitivo ha cambiado. China se ha convertido en un rival formidable. Durante la última década, el sector manufacturero del país ha crecido de manera exponencial, ayudado por los bajos salarios, un gran mercado interno, y el apoyo del gobierno.

Los fabricantes de Corea del Sur han sentido desde hace mucho tiempo el rigor de la competencia con China y temían ser superados a pesar de ser más productivos y tecnológicamente más avanzados. Una reciente revaluación del sector por The Boston Consulting Group encontró que Corea del Sur sigue teniendo una ventaja sobre China, independientemente del enfoque incesante de este último por lograr la supremacía.

Esta investigación incluyó una evaluación de las principales fuentes de ventaja competitiva para el sector de producción de ambos países y determinó que las industrias de Corea del Sur si bien pueden ser las más vulnerables, en otras ocasiones pueden convertirse en las menos vulnerables a la competencia china. En este artículo se analizan estos resultados, con lecciones para todos los países y las empresas que tienen un rival en China y están buscando mantener su ventaja.
Las fuentes de la ventaja competitiva. Para mantener el liderazgo en el sector manufacturero no se puede aspirar a lograr la excelencia en una sola área, como el costo o la productividad. De hecho, las empresas deben ser conscientes de las nueve fuentes de ventaja competitiva, las que categorizamos como directas e indirectas. Las fuentes directas de ventaja competitiva son los costos de materiales y mano de obra, el costo de capital, la productividad por unidad de capital, la sofisticación tecnológica, la calidad del producto, y el poder de la marca. Las fuentes indirectas son mercado interno, el talento y el apoyo del gobierno.

Asimismo, el análisis muestra que los fabricantes chinos tienen una ventaja competitiva con respecto a Corea del Sur en términos de los costos de materiales y mano de obra, el tamaño de su mercado de origen, y la cantidad y el tipo de apoyo que reciben del gobierno. Empresas surcoreanas, sin embargo, están por delante de sus rivales chinos en términos de productividad por unidad de capital, la sofisticación tecnológica, la calidad del producto y el poder de la marca. Los fabricantes chinos han mantenido su mala reputación en calidad como empresas, mientras que los surcoreanos han intensificado su ritmo de innovación para satisfacer los consumidores siempre cambiantes en necesidades y preferencias.

Las empresas surcoreanas también están comenzando a competir en el costo. Han seguido un plan de reubicación agresivo y han cambiado algunas de sus bases de fabricación desde China a los países de menor costo, como la India, Indonesia y Vietnam. En 2000, las empresas de Corea del Sur tenían el 90% de sus operaciones de manufactura offshore en China; para 2010, ese número se había reducido al 70%. Este movimiento no sólo ha reducido sus costos, sino también permitió a las compañías surcoreanas comprender y satisfacer las necesidades de los clientes en estas economías en rápido desarrollo, diversificando sus mercados.

Este proceso de globalización de dos pasos está fomentando el éxito de la fabricación contínua de las empresas de Corea del Sur y aumentando sus ventas. Pero, ¿puede ayudarles a mantener una ventaja competitiva sostenible? Como el aumento de los salarios en China ha hecho decaer su ventaja en los costos, sus compañías buscarán nuevas fuentes de ventaja competitiva. Frente a la evolución de un sector manufacturero chino, no hay ninguna garantía de que Corea del Sur será capaz de mantener su posición competitiva actual. Los fabricantes coreanos, por tanto, deben centrarse en la defensa de sus actuales fuentes de ventaja y desarrollar otras nuevas.

1933

Dado el enfoque de China en el éxito de la fabricación, sin embargo, la ventaja competitiva que Corea del Sur goza actualmente es poco probable que continúe sin un gran esfuerzo para mantenerla. Otros países y empresas que se encuentran en una posición similar deberían tomar nota. La única manera de mantenerse a la cabeza de un enemigo tan formidable es llevar el juego a un nivel completamente nuevo.


Medición de la Competitividad. Para identificar qué industrias son potencialmente las más y menos vulnerables a la competencia china se requiere analizar la dificultad de ponerse a la par (catch up) y la duración del ciclo de innovación para cada una.
Cuanto más fácil sea ponerse a la par (catch up) en una industria, más fácil será para otros fabricantes penetrarla y más difícil será para los titulares defender su territorio. El nivel de dificultad depende de si la industria se basa en el conocimiento explícito (información que puede ser documentada y, por lo tanto, fácilmente transferida) o implícito (información que está implícita y, por lo tanto, menos fácilmente transportado).

Las industrias construidas sobre un conocimiento explícito generalmente están compuestas por empresas con grandes instalaciones y operaciones de mano de obra y de capital intensivo. Las empresas que fabrican productos de consumo, tales como monómeros y polímeros, encajan en esta categoría. Estas empresas están en riesgo de imitación por parte de los recién llegados.
Por el contrario, las empresas de las industrias basadas en conocimientos implícitos refieren el saber de sus trabajadores, un alto nivel de sofisticación tecnológica y, en algunos casos, el poder de la marca. Por lo tanto, ponerse a la par en estas industrias es más difícil. Las empresas que fabrican productos industriales generalmente pertenecen a esta categoría.
¿Qué tan fácil o difícil es para las empresas entrar en una industria que depende también de la duración del ciclo de innovación? Llamamos a las industrias de largos ciclos de innovación “lentas” y aquellas de cortos ciclos de innovación como "rápidas". En las industrias lentas, los materiales del producto o la funcionalidad del mismo, o ambos, son fijos o cambian con poca frecuencia, lo que hace que sea fácil para los recién llegados competir. En las industrias rápidas, es lo contrario. Es posible para una industria lenta construir una alta barrera de entrada, preservando el conocimiento implícito o mediante la introducción de una tecnología de punta que acelera la velocidad de cambio.
Evaluación de las industrias surcoreanas. Para determinar la vulnerabilidad del sector manufacturero de Corea del Sur respecto a la competencia china, se analizó cada una de las industrias emblemáticas de este país y luego se trazaron los resultados. Aunque muchas industrias están firmemente en uno de los siguientes cuatro zonas, un par de ellas están en transición:

*La zona de confort: las industrias que se basan en el conocimiento implícito y tienen un ciclo de innovación rápido están en la zona de confort. Estos sectores son los más difíciles para entrar, por lo tanto, los jugadores pueden concentrarse en competir con los líderes del mercado, sin preocuparse demasiado por los recién llegados chinos.

*La zona del incomodidad: las industrias que dependen del conocimiento implícito y tienen un ciclo de innovación lento están en riesgo. Estas empresas suelen perder secretos comerciales, conocimientos técnicos y habilidades valiosas cuando los empleados toman trabajos con otras empresas. Para obtener una ventaja en estas industrias, las empresas deben presentar una tecnología de punta que acelere el ritmo del cambio.

*La zona de peligro: las industrias que se basan en el conocimiento explícito y tienen un ciclo de innovación lento tienen una ligera ventaja sobre sus competidores chinos. Estas industrias son las más fáciles en las que China podría asumir el liderazgo. Son especialmente vulnerables cuando los competidores chinos poseen la mayor parte del know-how.

*La zona de advertencia: las industrias que dependen del conocimiento explícito y tienen un ciclo de innovación rápido están en la zona de advertencia. A pesar de que es difícil para sus rivales superar a estas industrias debido a la innovación tecnológica continua, es posible.

1932
 

Lo que quedó claro durante este análisis es que a menudo hay una brecha entre las percepciones comunes acerca de estas industrias y la realidad. La industria de la telefonía móvil, que está en la zona de confort, generalmente se cree que está bajo la presión de muchos agentes en China, pero la realidad es otra. Los rápidos cambios en la tecnología de telefonía móvil, en parte impulsado por las tendencias de consumo de vanguardia y productos cada vez más sofisticados, hacen que sea más difícil para los que llegan tarde actualizarse respecto de lo que se suele suponer.

En la industria del acero, la competitividad tecnológica es menos importante de lo que muchos piensan, por lo que se mueve desde la zona de incomodidad a la zona de peligro. El camino para el desarrollo tecnológico es predecible, por lo que es posible para los recién llegados comprar grandes instalaciones con la probada productividad, o incluso, construir nuevas instalaciones más modernas, aprovechando las nuevas tecnologías.

La industria petroquímica es un campo donde los pesos pesados ​​chinos están cada vez más expectantes para realizar importantes inversiones y rápidamente ampliar la cuota de mercado, por lo que se encuentra en la zona de peligro.

Finalmente, considérese la industria de los semiconductores, que está en la zona de advertencia. En general se la considera a salvo de la competencia de China, debido a las brechas de calidad entre Corea del Sur y los jugadores chinos. Pero aparte de los chips de memoria, el panorama no es tan positivo. En otras categorías de productos, tales como microprocesadores, circuitos integrados, la industria podría sucumbir a la competencia china.

Manteniendo una ventaja. Está claro que los fabricantes coreanos del Sur no deben subestimar los retos que quedan por delante, pero tampoco hay empresas de otros países. Agentes chinos tienen la voluntad y el capital -y están adquiriendo rápidamente la tecnología para competir en la mayoría de las grandes industrias

El mayor riesgo es para las empresas cuya ventaja competitiva depende de una alta productividad, como resultado de la excelencia operativa. Estos fabricantes deben mejorar la calidad del producto y construir poder de marca sobre la base de liderazgo en innovación. La investigación muestra que las empresas deben prestar atención a varias lecciones para tener éxito.


Acelerar la velocidad del desarrollo tecnológico. El ritmo de la imitación se está acelerando. Las empresas deberían considerar el establecimiento de organizaciones de investigación y desarrollo y la evaluación de otras maneras de acelerar el avance tecnológico y la innovación.

Evite las compensaciones entre la calidad y la productividad al entrar en mercados de primera calidad. Para que una empresa tenga éxito en mercados de alta gama, tiene que demostrar que tiene altos estándares de calidad de los productos y que esas normas no ir en desmedro de la productividad. Las empresas podrían adelantar su ventaja sobre sus competidores chinos mediante la asociación con agentes de primer nivel que saben cómo fabricar productos de alta calidad.
Maximizar la ventaja global al asociarse con empresas chinas. Mientras los competidores chinos avanzan sus conocimientos técnicos y la calidad del producto para cumplir con los estándares globales, los fabricantes pueden encontrar dificultades para competir. En este caso, las empresas deben considerar asociarse con los agentes chinos para tener acceso a sus redes (de mano de obra y materiales) y sus principales mercados

Las empresas manufactureras de Corea del Sur han mantenido su ventaja competitiva mediante el cambio de sus bases de producción a países de bajos costos, la diversificación de sus mercados y acelerando el ritmo de la innovación para satisfacer los consumidores siempre cambiantes de necesidades y preferencias. Al mismo tiempo, el sector manufacturero de China ha dado señales de debilitamiento, ya que los salarios crecientes están erosionando su ventaja de costos.

Dado el enfoque de China en el éxito de la fabricación, sin embargo, la ventaja competitiva que Corea del Sur goza actualmente es poco probable que continúe sin un gran esfuerzo para mantenerla. Otros países y empresas que se encuentran en una posición similar deberían tomar nota. La única manera de mantenerse a la cabeza de un enemigo tan formidable es llevar el juego a un nivel completamente nuevo.