Nueva York. La demanda de oro aumentó a más de US$40.000 millones en el segundo trimestre gracias a compras de inversionista, las que junto a las compras de joyas en Asia darán soporte al consumo del metal precioso durante el resto de este año, informó el miércoles informó el Consejo Mundial del Oro en su reporte trimestral.

Durante el segundo trimestre -cuando la preocupación por la crisis de deuda de Europa ayudó a elevar el precio del metal a un récord sobre US$1.260 la onza- la demanda total de oro subió un 36% a 1.050 toneladas métricas. Ese monto sólo fue superado por las 1.207 toneladas compradas el tercer trimestre de 2008 y las 1.073 toneladas compradas el cuarto trimestre de ese año.

En términos de dólares, la demanda se incrementó 77%.

En términos de dólares, la demanda se incrementó un 77% a US$40.400 millones.

Los incrementos son reflejo de la mayor demanda de inversión, que se duplicó con creces a 534,4 toneladas en comparación con 245,4 toneladas durante el mismo período del año anterior, de acuerdo a estadísticas que suministró al Consejo la consultora británica GFMS Ltd.

"Inversionistas que buscan proteger y preservar su riqueza compran oro", dijo Jason Toussaint, director del Consejo para Estados Unidos, en entrevista con Dow Jones Newswires. "Debido a que el oro no sigue el ciclo industrial internacional, es lo máximo para diversificar carteras de inversión".

En el mercado de inversión en oro, el segmento de fondos cotizados en bolsa subió un 414% a 291,3 toneladas métricas, el segundo mayor trimestre registrado. Las tenencias en oro alcanzaron un nuevo máximo de 2.041,8 toneladas u US$81.600 millones.

El consumo mundial de joyas alcanzó un total de 408,7 toneladas en el segundo trimestre, una caída interanual del 5%. En dólares, la demanda mundial de joyas subió un 23%. De los US$12.800 millones del segundo trimestre de 2009  se llegó a US$15.700 millones este año.

La inversión neta minorista -en ventas mundiales minoristas de lingotes y monedas- sumó 243,1 toneladas, un 29% por sobre el nivel de 2009. El valor en dólares subió un 67% a un máximo trimestral histórico de US$9.300 millones.

Los bancos centrales realizaron compras netas de 7,7 toneladas durante el período.

La demanda industrial de oro aumentó un 14% a 107,2 toneladas.

En el segundo trimestre, la oferta total de oro subió un 17% a 1.131,4 toneladas métricas. La producción minera total escaló un 3% interanual y el reciclaje se incrementó un 35% interanual a 496 toneladas.