El gobierno informó este domingo que luego de varias jornadas de diálogo los mineros asalariados y cooperativistas suscribieron un acuerdo que puso fin al conflicto del sector de la minería, que había paralizado actividades en la región y provocado bloqueos en distintas regiones bolivianas.

El convenio divide la veta Rosario, yacimiento que enfrentó a ambos sectores y generó un muerto, en partes iguales para cooperativistas y estatales.

El viceministro de Régimen Interior, Jorge Pérez, explicó que este consenso se logró la noche de este sábado entre las autoridades del Ejecutivo y representantes de la Central Obrera Boliviana (COB), la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB), la Federación Nacional de Cooperativas Mineras (Fencomin), la Cooperativa 26 de Febrero y el Sindicato Mixto de Trabajadores Mineros de Colquiri y otros.

El gobierno prometió penalizar los avasallamientos para garantizar las operaciones mineras en el país. Ambos sectores, enfrentados desde mayo, pugnaban por el control de la veta Rosario, rica en estaño y zinc.

Luego, al finalizar agosto, nuevamente se desató el conflicto debido a que el Gobierno aprobó un decreto que otorgaba la mayor parte de la veta Rosario a la Cooperativa 26 de Febrero.

Hubo protestas de ambos movimientos. Entre los puntos más relevantes del acuerdo, Pérez destacó que los trabajadores de la Empresa Minera Colquiri-Comibol y la Cooperativa 26 de Febrero determinaron restablecer la convivencia en paz y armonía en el yacimiento minero.

Asimismo, el gobierno se comprometió a formular un proyecto de ley que penalice como delito la toma ilegal de minas.

Respecto al área de explotación de la veta Rosario, el convenio establece que de la línea de referencia 82N hacia el sur queda en manos de la estatal Corporación Minera de Bolivia (Comibol), y hacia el norte a cargo de la Cooperativa 26 de Febrero.

Asimismo, el ramal Rosario N pasa en su integridad a favor de la cooperativa.

El ramal Rosario D queda en manos de la Comibol hasta la línea de referencia 87N en todos los niveles. De ahí en adelante, hacia el norte, la veta Rosario D estará a cargo de la cooperativa.

El convenio dice que ambas partes asumen la obligación de cuidar las chimeneas de ventilación, además de respetar las instalaciones de servicios de aire y agua para evitar perjuicios de las partes.

La cooperativa hará acciones para el desarrollo de Colquiri.

El gobierno indicó que se abrogará el Decreto Supremo 1337 de delimitación de la veta Rosario, y en su reemplazo se emitirá otra norma que recoja los acuerdos de cooperativistas y asalariados asumidos en el diálogo.