Panamá. Conductores del Metrobús, que ofrece el servicio de transporte público en Ciudad de Panamá, iniciaron este lunes una huelga exigiendo que se garanticen sus prestaciones laborales luego de que el gobierno anunciara hace poco que asumirá el control de la empresa colombiana Mi Bus, dueña de la prestación.

Al menos unos cuatro patios de los autobuses están paralizados en apoyo a la protesta, lo que ha traído como consecuencia la escasez de transporte público colectivo y el abarrotamiento de personas en las paradas de la capital.

"Nosotros ahora mismo lo que estamos exigiéndole (a la empresa) es la indemnización de nosotros, si ella nos indemniza a nosotros que haga lo que ella quiera con el gobierno", dijo a los periodistas Antenor Guadamuz, líder de los transportistas.

Guadamuz aseguró que la huelga "es indefinida" luego de que el gobierno anunciara hace poco que asumirá el control de la empresa colombiana Mi Bus, dueña de la prestación.ya que, indicó, hoy "nosotros hablamos con el ministro (de gobierno, Milton) Henríquez y no nos dio respuesta y ahora esperamos que venga alguien de la Presidencia" panameña.

Los conductores han señalado que levantarán la medida de presión si Henríquez garantiza un acuerdo de compromiso en el que se establezca su continuidad laboral como conductores del Metrobús.

El ministro Henríquez, quien ya se había reunido con los conductores la semana pasada, les reiteró que sus derechos laborales "están en la Ley" y que "el gobierno va a exigir su respeto".

Remarcó que "si los trabajadores quieren una liquidación y una recontratación, eso es lo que el Estado va a pedir".

"También he dicho que los necesitamos a todos ustedes porque son personas capacitadas y preparadas para este servicio, y que vamos a requerir más conductores porque va a haber más autobuses dando el servicio", agregó el funcionario.

Empero, Henríquez aclaró que el gobierno nacional "no puede tomar decisiones que corresponden a la empresa" y que igualmente hay otras determinaciones que los trabajadores tienen que tomar con Mi Bus.

El gobierno del presidente panameño, Juan Carlos Varela, anunció la semana pasada que asumirá el control del servicio de Metrobus, en marcha desde 2011 en la capital y criticado por los usuarios, que se quejan de retrasos, las largas filas para abordar y falta de rutas.

Está previsto que el Ejecutivo contrate a una empresa privada para que haga la evaluación que permita definir el desembolso que deberá hacerse para nacionalizar el servicio de Metrobús, de acuerdo con la información oficial.

El Metrobús atiende a unas 700.000 personas en 21 rutas de la capital, de acuerdo con los datos disponibles.

Mi Bus fue sancionada varias veces con multas de miles de dólares diarios por el gobierno del presidente Ricardo Martinelli (2009-2014) por su "pésimo" servicio, como llegó a calificarlo públicamente el entonces mandatario, que incluso habló de rescindir el contrato suscrito en 2010.

Con el Metrobús salieron del sistema los autobuses conocidos como "diablos rojos" y se generó el fenómeno de los vehículos "piratas" o sin licencia para operar por los problemas del nuevo servicio.