Berlín. La confianza empresarial de Alemania subió en noviembre a su mayor nivel desde 1991, poniendo de manifiesto la disparidad dentro de la zona euro entre los estados más grandes y los periféricos en crisis.

El centro de estudios Ifo con sede en Munich dijo este miércoles que su índice de clima empresarial, basado en una encuesta a cerca de 7.000 empresas, se elevó a 109,3 puntos desde una lectura revisada al alza de 107,7 el mes anterior.

El pronóstico promedio de 40 economistas en un sondeo de Reuters apuntaba a una leve caída a 107,4.

"Los números confirman que la economía alemana está en una situación muy saludable, y que es probable que siga creciendo con fuerza y a una tasa por encima del promedio de la zona euro en los próximos trimestres", dijo Aline Schuiling de ABN Amro.

El euro subió tras conocerse el índice -que superó incluso la estimación más optimista del sondeo de Reuters-, pero luego cedió su avance y pasó a terreno negativo frente al dólar.

El índice se ubicó en su nivel más alto desde que el sondeo comenzó a realizarse tras la reunificación de Alemania, apoyado en una mejora mayor a la esperada en la evaluación de las condiciones actuales y las expectativas de los empresarios.

La variable que mide las expectativas a seis meses alcanzó también un máximo histórico, reforzando la impresión de que Alemania está saliendo airosa de los problemas que aquejan al resto de la zona euro.

"En medio de las renovadas turbulencias en los mercados, la economía alemana parece ser una isla de felicidad", dijo Carsten Brzeski, economista de ING Financial Markets.

El economista de Ifo, Klaus Abberger, dijo que las compañías alemanas no estaban siendo afectadas por los problemas de deuda en la zona euro, porque los países en crisis no eran los principales destinos de las exportaciones germanas.