Un comité científico de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE, por su sigla en inglés) confirmó el estatus de Brasil como un país que presenta un riesgo insignificante de la enfermedad de las vacas locas y dijo que comerciar con el exportador de carne vacuna no presenta ningún riesgo para la salud, informó la OIE este lunes.

Brasil, el mayor exportador mundial de carne de vacuno, dijo el mes pasado que países incluyendo China, Japón, Sudáfrica, Arabia Saudita y Jordania habían prohibido su carne después de la OIE dijo que una vaca que murió en el 2010 tuvo la encefalopatía espongiforme bovina (EEB), comúnmente conocida como enfermedad de las vacas locas.

A pesar de este caso, la OIE con sede en París había mantenido la condición de Brasil como productor de carne de res con el llamado riesgo insignificante de EEB, la más segura de sus tres categorías.