Asunción. El conflicto entre obreros marítimos argentinos y empresas navieras de Paraguay que afectó el comercio exterior de la menor economía del Mercosur comenzó a normalizarse, dijo este viernes un líder sindical, aunque Asunción seguía esperando una solución definitiva.

Paraguay amenazó con no asistir a la cumbre semestral del Mercosur que se celebrará el 16 y 17 de diciembre en la ciudad brasileña de Foz de Iguazú si el sindicato de obreros portuarios argentinos continuaba con una medida de fuerza que paralizó los cargamentos con conexión con Paraguay.

El Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) anunció una tregua de cinco días, que permitió que la situación quede totalmente normalizada el viernes, dijo a Reuters Omar Suárez, secretario general de SOMU en Buenos Aires.

Pero el plazo fue considerado insuficiente por los empresarios paraguayos, que han visto afectadas sus operaciones en una época del año de gran movimiento comercial.

"Lo vamos a ampliar porque cinco días es muy poco. Hay que dar tiempo. El lunes tenemos una reunión con el ministro de Trabajo de Argentina, el jueves también tenemos una reunión en la embajada de Paraguay con empresarios paraguayos para llegar a un consenso", dijo Suárez.

Los obreros marítimos argentinos paralizaron los cargamentos para exigir mejores condiciones para los trabajadores portuarios paraguayos.

El canciller paraguayo, Héctor Lacognata, dijo en Asunción que su país se mantenía en la postura de no asistir a la cita en Brasil y que hasta incluso podía apelar a organismos internacionales si no se llegaba a una solución definitiva pronto.

"Nuestra posición es categórica, muy firme, en relación a la solución definitiva de este tema, no a una solución provisoria ni condicionada", dijo el ministro.

Agregó que la reunión del lunes en Argentina sería decisiva y que Brasil y Uruguay, los otros socios plenos del Mercosur, se encontraban mediando en el conflicto.

"Tengo una visión optimista y que vamos a tener una resolución positiva. Pero para nosotros es claro que hay una transgresión a una serie de pactos firmados por los países del Mercosur donde se garantiza la libre circulación", agregó.

Protesta de camioneros. Los conflictos comerciales entre Paraguay y Argentina han sido frecuentes en los 19 años de vigencia del Mercosur.

El viernes, decenas de camiones y autobuses permanecían retenidos en un paso fronterizo entre ambos países en protesta por los estrictos controles del organismo de sanidad vegetal.

"Hemos tomado una medida fitosanitaria, se ha generado una protesta (...). Se trata de una medida tomada por un grupo de operadores de frontera, un grupo de piqueteros que cerraron la frontera", dijo a periodistas el director de asuntos comerciales de la cancillería paraguaya, Juan Livieres.

El director de la aduana de Puerto Falcón, localidad paraguaya limítrofe con Clorinda, dijo que unos 200 camiones estaban esperando cruzar a Paraguay, en tanto Livieres señaló que unos 15 autobuses con 750 personas a bordo se encontraban parados en la frontera.

El Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (SENAVE) de Paraguay dijo que los controles eran de rutina y que los seguirían haciendo.

"Tenemos que defender a nuestros productores. Hay mucha informalidad en la frontera y mucha gente que nunca ha trabajado con documentos está aprovechando la protesta. Lo que nosotros pedimos dentro del Mercosur son normas claras", dijo Livieres.