Los importadores y distribuidores de combustibles que operan en Honduras están bajo la lupa del Poder Ejecutivo.

De acuerdo con el Decreto 117-2011, publicado en La Gaceta 32.562 del 8 de julio de 2011, se faculta a la Secretaría de Industria y Comercio (SIC) y a la Fiscalía del Consumidor para que investigue el estándar internacional sobre el calentamiento de los combustibles, denominado los sesenta grados.

Según los legisladores, se busca que el gobierno lo implemente como medida de ingresos al fisco. La directora de la Comisión Administradora del Petróleo (CAP), Norma Rauda, quien aseguró desconocer el contenido del decreto. "Aquí no hay calentamiento porque estamos a una temperatura ambiente, no entiendo por qué dice eso el decreto, no conozco sobre esa aprobación", comentó Rauda.

El tema de los 60 grados Fahrenheit (15 grados centígrados) ha mantenido enfrentados a los importadores de combustibles y a los pequeños empresarios gasolineros, los primeros aseguran que no se puede aplicar ese estándar en Honduras, mientras que los segundos sostienen que los consumidores no obtienen la cantidad de producto que pagan. Con la aprobación de este decreto se abre de nuevo el debate dentro de este sector productivo.

La Asociación Hondureña de Distribuidores de Productos del Petróleo (Ahdippe) junto a la Coalición Patriótica de Solidaridad aseguran que los gasolineros dejan de percibir unos 1.000 millones de lempiras por no recibir de parte de las importadoras el producto bajo el estándar de 60 grados de temperatura.