Montevideo. El congreso de Uruguay aprobó en la noche de este martes un proyecto de ley de Asociación Público-Privada (APP) para realizar obras de infraestructura en medio de discrepancias dentro de la coalición de gobierno por temores de privatización.

La Cámara de Representantes aprobó de forma unánime el proyecto de ley, prioritario para el Poder Ejecutivo y especialmente promovido por el presidente José Mujica, que le permitirá al Estado apelar a inversiones privadas para mejorar la deteriorada infraestructura del pais.

El gobierno identificó como una amenaza para el crecimiento económico del país la actual situación de puertos, ferrocarril, carreteras y caminos rurales, además de cárceles, escuelas y hospitales.

"Para el país, el proyecto de APP en definitiva significa contar con una herramienta más para el desarrollo de la infraestructura y responder a los desafios que enfrenta en la materia", dijo a Reuters el director del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, Pablo Ferrer.

Cálculos realizados por la cartera indican que se necesita una inversión mínima de US$1.800 millones hasta el 2015 para iniciar los acondicionamientos, pero el gobierno no dispone de presupuesto para financiar las obras.

La aprobación de la normativa se consumó luego de fuertes diferencias expresadas por el Partido Comunista, de la fuerza gobernante de izquierda Frente Amplio, y la central única sindical, Pit-Cnt.

La principal preocupación de ambas agrupaciones era la privatización del patrimonio del Estado y de las empresas públicas.

Para validar la normativa, que ya disponía de media sanción del Senado, votó un suplente en lugar del legislador comunista que se retiró de sala. De este modo, los legisladores oficialistas acataron la disciplina partidaria impuesta por el Frente Amplio.

Los partidos opositores respaldaron el proyecto de ley.