Houston. ConocoPhillips avanzó en sus esfuerzos por tomar los activos en El Caribe de la petrolera estatal venezolana PDVSA para hacer cumplir un laudo arbitral de una década que le otorgó US$2.000 millones por la nacionalización de sus tenencias en el país sudamericano, según dos fuentes con conocimiento de sus acciones.

La firma estadounidense apuntó a las instalaciones en El Caribe de PDVSA en las islas de Bonaire y San Eustaquio que juegan un papel crítico para las exportaciones de crudo de la venezolana, la principal fuente de ingresos para el país.

La estatal petrolera venezolana, PDVSA, depende de los terminales para procesar, almacenar y mezclar su petróleo.

"Trabajaremos con la comunidad y las autoridades locales para abordar los problemas que pudieran aparecer como resultado de las acciones de cumplimiento", aseguró ConocoPhillips en un comunicación a Reuters.

ConocoPhillips será "agresivo y persistente" en recuperar US$2.000 millones de PDVSA, dijo a finales de abril el jefe de finanzas de la petrolera estadounidense, Don Wallette.

ConocoPhillips será "agresivo y persistente" en recuperar US$2.000 millones de PDVSA, dijo a finales de abril el jefe de finanzas de la petrolera estadounidense, Don Wallette.

"Tomará tiempo recuperar el valor perdido" en Venezuela, agregó el ejecutivo, aunque adelantó que la empresa espera que otro arbitraje que introdujo en 2007 en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), del Banco Mundial, determine "una compensación completa".

En un arbitraje que inició ConocoPhillips contra PDVSA por una disolución anticipada de dos emprendimientos conjuntos para producir crudo, el tribunal ordenó a la venezolana que pague unos US$2.040 millones en compensación.

La compañía abandonó el país sudamericano después de que no pudo negociar un acuerdo para convertir sus proyectos en empresas conjuntas controladas por PDVSA en medio de las nacionalizaciones de 2007.