El sueño de casi cualquier fanático del fútbol es convertirse durante un partido en el director técnico de su equipo. En Los Murciélagos de Guamúchil, un club de la segunda división Premier mexicana, algunas de las decisiones deportivas más importantes las toman los aficionados desde una plataforma digital.

Guamúchil es una ciudad del estado de Sinaloa con menos de 65.000 habitantes y con un estadio con una capacidad para 3.000 espectadores. En un país donde la mayoría de las aficiones está compuesta por personas de la región a la que pertenece el equipo, no parece ser el mejor mercado para un equipo que pretende llegar a la primera división.

Los hermanos Miguel y Elías Favela, dos apasionados al fútbol, lo sabían y sin embargo, decidieron comprar el equipo en 2008. Una jugada arriesgada para unos empresarios exitosos dedicados a atraer inversión extranjera a México en los sectores energético y portuario. Sabían que para tener éxito tenían que ofrecer algo diferente a sus aficionados y, de alguna manera, atraer público de fuera de la ciudad y ojalá de otros estados.

Fue así como idearon el Director Técnico Electrónico. En esta plataforma, durante los partidos, y por votación, los aficionados deciden los tres cambios reglamentarios de jugadores. Hay un director técnico en el banco, pero éste está limitado en sus decisiones. El técnico empieza el torneo con 20 ‘vidas’, que aumentan o disminuyen de acuerdo al desempeño del equipo. (Gana de local, suma tres vidas; pierde de local, pierde seis vidas; gana de visitante, suma seis vidas; pierde de visitante, pierde tres vidas. El empate en casa le disminuye dos vidas, de visitante gana dos.) Cuando llega a cero, los aficionados, por votación electrónica pueden darle continuidad al director técnico o forzar su renuncia.

El sistema alienta la interacción entre el equipo y sus aficionados por medio de la web y de las redes sociales. A través de éstas han llegado a forzar la contratación de jugadores. La plataforma, que hoy se encuentra en remodelación para dar todavía más poder a los cibernautas, ha hecho tan popular a Los Murciélagos que son el único equipo de la liga de segunda división cuyos partidos se transmiten en directo en México y en Estados Unidos. Además de tener el récord en ventas de camisetas, han conseguido que grandes marcas los patrocinen en una liga donde es muy difícil que el sector privado invierta.

Espectadores digitales

Los Murciélagos de Guamúchil lograron atraer la atención de Televisa con el DT Digital en 2010. “Hicimos una alianza en que nosotros producimos los partidos y Televisa les pone voz en México y en Estados Unidos”, explica Miguel Favela. Los hermanos Favela crearon entonces un área de negocios dedicada a televisión, innovación y deportes para acompañar a su estrategia digital.

Favela cree que la tecnología puede lograr una pertenencia y cercanía de los aficionados con el club. “Es una interactividad activa, y no sólo pasiva como ya existe en otro tipo de plataformas. En la nuestra se vota para generar una acción, y eso nos hace estar mucho más cerca de la afición”, dice.

Las transmisiones por TDN, el canal de deportes de Televisa, y el DT Electrónico lograron que la afición de Los Murciélagos de Guamúchil no sea solamente local. Cibernautas de Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara y Los Ángeles son los más activos en las votaciones electrónicas. La asistencia promedio a un juego en Guamúchil no supera los 3.000 espectadores, mientras que cada juego registra una asistencia ‘virtual’ de unos 60.000 votantes. El partido con mayor asistencia –120.000 personas– fue la final de la liga en 2011, cuando Los Murciélagos estuvieron a punto de ascender, pero perdieron contra Coras de Tepic.

[[wysiwyg_imageupload:5769:]]

Desde que existe la plataforma digital, el equipo ha clasificado a siete liguillas, fue campeón de liga en 2011 y subcampeón en 2013. Los resultados deportivos han sido buenos, pero no tan positivos como los resultados comerciales.

La estrategia digital no se queda sólo en el Director Técnico Electrónico y la participación activa en las redes sociales. Una de las decisiones polémicas que tomaron los hermanos Favela fue la contratación en agosto de 2014 de Gabriel Montiel Gutiérrez, ‘Werevertumorro’, el videobloguero con mayor audiencia en México y en Latinoamérica, cuyo canal de YouTube tiene más de 10 millones de suscriptores (la mayoría jóvenes entre los 12 y 16 años). Gutiérrez lo reconoció muchas veces a través de su canal: su gran sueño siempre fue ser futbolista. Los hermanos Favela vieron ahí una oportunidad y decidieron buscarlo. Una decisión inteligente desde el punto de vista comercial –en algunas ciudades hasta 3.000 personas llegaron para verlo a él–, pero deportivamente decepcionante. Su paso en las canchas no pasó de tres minutos por partido y una lesión, antes de su renuncia seis meses después. Sin embargo, los hinchas del equipo aumentaron en toda la república mexicana.

A pesar de algunas voces que critican que las decisiones se dejen a los aficionados, los hinchas del club parecen estar felices de tener el poder de cambiar el destino de su equipo. Juan Manuel Chávez, un seguidor de Los Pumas –equipo de primera división del Distrito Federal–, y que nunca había visto un partido de segunda división antes de empezar a seguir a Los Murciélagos, explica: “Es una experiencia única, esa sensación de poder influir en la decisión y visión del equipo es lo que uno como aficionado siempre ha buscado. Yo esperaría que algunos equipos de primera división hicieran lo mismo”.

Fútbol digital

La integración digital al funcionamiento de un club no es algo nuevo, pero sí lo es su alcance. Hay experiencias en Alemania e Inglaterra, donde los aficionados dan su voto para determinar una alineación. Otros equipos a través del mundo han intentado, muchos con éxito, crear comunidades digitales conectadas con las directivas administrativas y deportivas.

Lo que está haciendo Los Murciélagos es mucho más que eso: “Queremos consolidar el crowdmanagement, el crowdsourcing y finalmente el crowdfunding en el equipo”, explica Miguel Favela. “Queremos dejar de ser tres socios, y pasar a ser uno de 10.000 o 100.000”.

Algunos equipos nacionales de primera división y otros extranjeros como el Deportivo Independiente Medellín, en Colombia, han mostrado interés en construir un sistema parecido al de Los Murciélagos, pero Favela reconoce que su estrategia no es necesariamente recomendable para cualquiera. “Hay equipos que tienen condiciones para ser nacionales, como Los Murciélagos, pero otros son muy fuertes en su localidad; tal vez el DT electrónico no es lo mejor para todos”, dice para explicar por qué su otro equipo, los Freseros de Irapuato, no utiliza la misma estrategia digital.

La nueva apuesta de los hermanos Favela en Los Murciélagos es que un socio pueda influir hasta en el destino del presupuesto. La idea es que, bajo ciertos lineamientos y estructuras, pueda votar sobre si comprar a cierto jugador, comprar un nuevo autobús, renovar la casa club. “La idea es que el compromiso del socio no sólo sea sentimental, que pueda llegar a ser incluso físico”, explica.