Los hospitales dejaron de ser esos templos donde los médicos son sumos sacerdotes. Por el contrario, si hay una figura que domina estos lugares, es la de los pacientes, quienes acuden informados, empoderados y demandando una solución que restituya su salud.
Frente a este nuevo escenario, los hospitales del ránking están dando respuesta, garantizando cada vez un mejor espacio para que el paciente y su familia encuentren no solo los mejores esquemas de seguridad hospitalaria y de atención clínica, sino una experiencia que lo instale en el centro de la atención, como un protagonista y no un paciente, en el sentido pasivo de la palabra.  
En cuanto a los indicadores clásicos de seguridad, los hospitales  del ránking han mejorado sus puntaciones en un promedio de 12% con respecto al año anterior en la dimensión Seguridad y Dignidad del Paciente, una de las de mayor peso en esta medición. Fenómeno que se explica esencialmente por la mayor vigilancia y transparencia en el control de las infecciones (lo que hace de estos hospitales ciertamente un lugar más seguro que antes), y por el aumento de hospitales con acreditaciones. 
Además, este año, de manera experimental y sin que impacte en la medición, AméricaEconomía Intelligence consultó a los hospitales por sus unidades o departamentos enfocados en la experiencia del paciente. La observación de este dato nos arroja que de los 44 participantes 41 tienen estas unidades. En cuanto las prácticas y actividades asociadas a comprender y mejorar la experiencia del paciente, destacan varios modelos para recoger de forma efectiva lo que los pacientes tienen para decir quejas, reclamos o gratitudes, así como iniciativas orientadas a ofrecer salud preventiva y nuevos conocimientos, convirtiendo al hospital en espacio de socialización y diálogo.
Para seguir leyendo esta nota introductoria y revisar todo el ránking, haga clic aquí.