La Copa del Mundo 2014 llega a su fin y, aunque la selección de China no está presente para marcar ningún gol, una vez más los productos de origen chino juegan un papel importante en la competición.

Instalaciones para el control de la seguridad, equipos de aire acondicionado y de comunicaciones, pelotas, mascotas, todos son provistos por empresas y fábricas chinas. Ese es apenas un ejemplo del rápido desarrollo de las relaciones económicas y comerciales chino-brasileñas.

La cooperación económica bilateral ha ido creciendo de manera acelerada y constante desde que ambos países establecieron relaciones diplomáticas en 1974.

Ese año, el volumen del comercio China-Brasil era de apenas US$17,4 millones. Sin embargo, el año pasado, la cifra alcanzó los US$90.000 millones, con un superávit de US$17.500 millones a favor de la nación sudamericana.

En 2013, Brasil se convirtió en el noveno mayor socio comercial de China en el mundo, y el primero en América Latina y entre los miembros del Brics (grupo integrado por Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica).

Ya desde 2009, China había superado a Estados Unidos como principal socio comercial de Brasil.

Con el rápido crecimiento del comercio bilateral, cada vez son más las compañías chinas que se establecen en Brasil, mayor economía de América del Sur. Empresas de origen chino proveen excelentes productos y servicios y crean oportunidades de empleo, intensificando los intercambios entre los dos países.

Rápido crecimiento del comercio y la cooperación. Las empresas chinas han entrado en el mercado brasileño mayormente en la última década. Antes de 2005, sólo participaban en la construcción de minas, plantas termoeléctricas y proyectos de gas natural, invirtiendo más de US$3.000 millones. En 2010, algunas empresas chinas comenzaron a invertir en los sectores de minería y energía, mientras que un año más tarde se incorporaron muchas otras áreas.

El número de empresas chinas y el volumen de inversión están creciendo, y hasta finales de 2013, alrededor de un centenar de empresas chinas habían invertido US$17.640 millones en Brasil.

CNOOC y CNPC, las dos compañías petroleras chinas más importantes, forman parte de un consorcio que incluye también a Petrobras, Shell y Total, que obtuvo un contrato para la explotación del campo presal de Libra en la Bahía de Santos, en el litoral sureste de Brasil.

El 16 de agosto de 2013, el Grupo Sinochem firmó un acuerdo con Petrobras para adquirir el 35% de los derechos de explotación del bloque BC-10. En mayo de 2013, SGCC adquirió siete concesiones de transmisión en Brasil y, en febrero de 2014, la propia compañía ganó la licitación para el proyecto de transmisión de la central hidroeléctrica de Belo Monte.

Una de las empresas chinas más exitosas en Brasil es Huawei, abriendo el camino que seguirían otras empresas.

El director general de la filial brasileña de Huawei, Xiong Wei, dijo a Xinhua que desde el comienzo de las operaciones en suelo brasileño, miles de técnicos fueron entrenados, sumando un total de 4.000 empleados en el país. En 2013, la compañía alcanzó US$1.500 millones en ventas, mientras que este año la previsión es de US$1.600 millones.

Gree Electric Appliances Inc. tiene una capacidad de producción anual de 300.000 unidades de aires acondicionados, con 500 trabajadores y vendedores en Brasil, y sus ventas pueden llegar a los US$200 millones. Gree se ha convertido en uno de los tres mayores proveedores de aires acondicionados en Brasil y produce algunos de los modelos más caros en el mercado.

Automóviles y  máquinas pesadas ganan impulso en Brasil. SANY y XCMG, fabricantes chinos de maquinaria pesada, crecen muy rápidamente en Brasil, y sus productos pueden verse en obras de construcción de todo el país.

Según estadísticas de la aduana china, el país asiático exportó en 2013 grúas por valor de US$140 millones. Las empresas chinas tienen el 85% del mercado de grúas en Brasil, del cual 37% corresponde a SANY.

SANY entró en el mercado brasileño en 2007 y abrió una fábrica cuatro años después, convirtiéndose en la primera empresa de maquinaria pesada en producir sus unidades en Brasil.

La planta manufacturera de XCMG en Brasil fue fundada el 12 de diciembre de 2012 e inició sus operaciones el 6 de junio último. Cubriendo un área de 800.000 metros cuadrados y una inversión total de US$200 millones, la fábrica deberá alcanzar una capacidad de producción de 7.000 unidades de máquinas para el sector de la construcción, incluyendo grúas, excavadoras, palas mecánicas y aplanadoras.

Al mismo tiempo, las marcas chinas de automóviles prosperan en el país sudamericano, donde de unas 50 marcas, 12 provienen de China, entre las que destacan Chery, JAC, Geely, Lifan y Hafei.

Chery ya tiene su propia fábrica en el país, la cual estará operando formalmente en noviembre próximo. De acuerdo al director general de Chery en Brasil, Peng Jian, la fábrica tiene una capacidad de producción de 50.000 automóviles anuales, y en el futuro ascenderá a 150.000.

Una segunda fase debe ser completada en 2017, con un centro de pesquisa, una línea de motores y otra de estampado, a la vez que se espera que empresas de autopartes puedan instalarse en torno a su base de producción.

La nueva fábrica de JAC deberá ser completada en 2015, con capacidad para producir 100.000 automóviles. Geely entró en el mercado brasileño en enero de este año, vendiendo los modelos EC7 y GC2, y su fábrica debe entrar pronto en operación. Igualmente, Lifan proyecta instalar una planta en Brasil.

Vehículos de energía alternativa también están ingresando en el mercado brasileño. El autobús eléctrico de BYD ha sido muy bien aceptado por los consumidores brasileños, y la empresa planea invertir US$100 millones para construir una fábrica en Brasil con capacidad para producir entre 500 y 2.000 autobuses eléctricos al año, lo que actualmente está en proceso de negociación con el gobierno local.

Los autobuses eléctricos híbridos de CRS también han tenido éxito en Brasil.

Aumento del negocio y el comercio financiero. La presencia de empresas chinas en Brasil, con sus grandes inversiones, atrajeron también al país a instituciones financieras, especialmente bancos. A comienzos de 2013, el Banco de Desarrollo de China estableció su sede en Río de Janeiro. Previamente había concedido más de US$20.000 millones en préstamos a empresas chinas y brasileñas, convirtiéndose en el mayor banco de apoyo para los negocios y el comercio entre China y Brasil.

El Banco de China estableció sus oficinas en Sao Paulo en 2000. Su red bancaria operó a partir de 2009, siendo el primer banco chino en abrir sus puertas en el país sudamericano. Su presidente, Zhang Dongxiang, dijo a Xinhua que su institución ayuda a las compañías chinas a ingresar a Brasil y el resto de Sudamérica, y a las empresas brasileñas a ir a China a través de préstamos, servicios financieros corporativos, servicios personales y acuerdos comerciales.

En septiembre de 2013, el Banco de Industria y Comercio de China (ICBC) también abrió su filial en Brasil. En menos de un año, ICBC Brasil ha ofrecido créditos por US$300 millones. El gerente general de la entidad bancaria para Brasil, Zhao Guicai, destacó que ICBC Brasil utiliza todas las plataformas del banco para promover el comercio agrícola y la cooperación China-Brasil.

El ICBC ofrece a las compañías agrícolas no solo préstamos, sino también servicios de financiamiento al comercio, control de riesgo para el comercio y servicios de contabilidad. De esa forma, la entidad ha prestado una gran ayuda al comercio y la cooperación.

El Banco de Construcción de China, la Corporación de Seguros de Exportación y Crédito, y China Unionpay también ofrecen sus servicios en Brasil.

Empresas aéreas y navieras chinas facilitan la cooperación. Air China tiene representantes en Brasil desde 1986, realizando su primer vuelo en 2006. La empresa opera un vuelo directo de Sao Paulo a Beijing, con una escala en Madrid, España. Es el único vuelo que permite llegar a China desde Brasil en menos de 24 horas. La línea aérea también proyecta vuelos más frecuentes, de dos veces por semana a un vuelo diario.

China Ocean Shipping (Group) Company y China Shipping (South America) Holding Co. Ltd, han abierto sus operaciones en Brasil. El 28 de marzo último, la ceremonia de lanzamiento de China Shipping (South America) Holding Co. Ltd fue realizada en Sao Paulo, marcando el desarrollo futuro de su estrategia global.

El grupo corporativo completará la construcción de su red, ampliando sus negocios desde los dos extremos de la cadena industrial, extendiendo su desarrollo hacia el interior y procurando convertirse en un proveedor logístico de alta calidad, con el objetivo de ofrecer un servicio de excelencia a la economía local y al comercio entre China y Sudamérica.