Los humildes comienzos de Jeff Bezos, fundador de Amazon, nombrado el hombre más rico del mundo en 2017 en el ranking elaborado por Forbes, siguen presente. Su política de gastos muy moderada, son un reflejo de ello.

Una muestra más clara, se evidencia en el hecho de que el CEO de Amazon manejó hasta el año 2013, un vehículo Honda Accord, con un precio estimado de US$ 20 mil, y que había adquirido en 1999. Ese año, en una entrevista a la CBS, dijo que se trataba de un auto muy bueno, perfectamente adecuado", publicó El Cronista.

Pero además, antes del Accord, Bezos tenía un auto aun más barato: un Chevy Blazer modelo 1987 en el que llevaba, él mismo, sus paquetes al correo.

En la misma entrevista realizada hace más de una década, quien hoy es dueño de una compañía aeroespacial y del diario The Washington Post, mostraron la oficina que tenía en aquel entonces: un escritorio que alguna vez fue una puerta, una alfombra destrozada y un cartel pintado con aerosol.

Al ser consultado por qué trabajaba en esa oficina, respondió que era un símbolo de que había que gasta el dinero en cuestiones "que sean importantes para los clientes".

Amazon, una compañía valorada hoy día en US$650.000 millones, e acuerdo al portal Bloomberg, y cuyo dueño mantiene una fortuna que asciende a US$109.000 millones, mantiene como premisa  la moderación de todos los gastos.

"Consigan más con menos. Las carencias son la madre de los recursos, la autosuficiencia y la invención. No hay puntos extras por tener más empleados, presupuesto o gastos", dice el sitio web de la empresa, como un mensaje claro de la política de Bezos.

"Tratamos de no gastar dinero en cosas que no les añaden valor a nuestros clientes. Es una parte importante de nuestro ADN", le dijo el vicepresidente senior de Amazon Web Services a CRN Australia en una entrevista.

Añadió que en Amazon siempre buscan recortar gastos innecesarios para así achicar precios y conseguir descuentos para sus clientes.