Bogotá. El año 2017 no fue el mejor para la industria automotriz, al mirar el resultado de las ventas de automóviles y motos, Colombia no logró superar las cifras alcanzadas en 2016, sino que reportó una caída en ambos factores: 6,1% y 12%, respectivamente.

Arrancando un nuevo año, las esperanzas de que en 2018 la industria pueda repuntar no desaparecen, sino que se prevé que las ventas de estos vehículos puedan crecer cerca de un 5%.

Es de esta manera que, según las previsiones brindadas por Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) y la ANDI, en esta nueva temporada se esperan dejar atrás las casi 238.000 unidades de automóviles vendidos en 2017 para consolidar un total de 250.000 en 2018, alcanzando así un crecimiento del 5%.

Por el lado de las motos, la meta que se propuso es lograr un consolidado de 525.000 unidades vendidas este año, cifra que superaría en un 4% al alcanzado en 2017 con sus 500.727.

Parte del panorama nacional que tendrá 2018, y que se traduce en condiciones favorables para el sector, es el ingreso al Mercosur por medio de la profundización del acuerdo de Brasil y Argentina con Colombia.

Parte del panorama nacional que tendrá 2018, y que se traduce en condiciones favorables para el sector, es el ingreso al Mercado Común del Sur (Mercosur) por medio de la profundización del acuerdo de Brasil y Argentina con Colombia.

“Esta es la gran noticia del año para la industria. En particular para Sofasa, Colmotores y Hino Motors, representa oportunidades de exportación de 15.000 unidades equivalentes a casi US$200 millones solo en 2018”, explicó Juliana Rico, directora de la Cámara de la Industria Automotriz de la Andi.

Vehículos eléctricos un mercado que se piensa potenciar. Otra de las apuestas que tienen estas organizaciones es poder incentivar en los colombianos la compra de vehículos eléctricos, para ello, se ha preparado una serie de condiciones que buscan cumplir con este objetivo.

Conforme a lo dicho por Rico en su entrevista a El Espectador, actualmente el gobierno otorgó una reducción arancelaria que reduce a 0% el costo de este impuesto para la importación de estos vehículos, además de una disminución en el IVA del 5% o 19%, dependiendo del trámite para su adquisición.

Lo anterior se hace con el fin de abaratar el precio de estos vehículos, ya que su valor puede llegar a doblar al de uno convencional, no obstante, estos incentivos no han sido del todo suficientes para alcanzar lo esperado.

Más allá de los beneficios que ofrece uno de estos medios de transporte en materia ambiental y en el ahorro por la compra de combustible, que puede alcanzar los US$200.000 mensuales para un vehículo privado, solo por poner un ejemplo, lo que la Andi quiere es ampliar el ramillete de oportunidades para sus propietarios como preferencia en impuestos de rodamiento, peajes, pico y placa y parqueaderos.

Dentro de la información que Rico suministró a este medio, actualmente existe un proyecto de ley que establece incentivos para vehículos eléctricos en el país, por lo que manifestó su apoyo a esta propuesta.

Finalmente, enfatizó en que se espera generar un espacio de debate alrededor de estas propuestas en el Congreso Colombia Genera que tendrá lugar en la ciudad de Cartagena a finales de este mes.