A menos de un día para que venciera el plazo para que se habilitaran las empresas que compraron paquetes para participar en la Ronda Colombia 2014, en la que se ofertarán 95 campos, el presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), Javier Betancourt Valle, se entera de que dos compañías acaban de adquirir paquetes para pujar por estos campos, y extrañado se levanta de su silla para preguntar a su asistente si los comparadores conocen que solo hasta el jueves pueden habilitarse, ya que los costos de los paquetes van desde US$40.000 hasta US$100.000.

Ya con tranquilidad, al conocer que las empresas están enteradas de las reglas del juego, atiende a El Espectador, para explicar que mientras Colombia tiene 95 bloques por ofertar, en el resto del mundo hay 3.000 bloques que se pelean a los inversionistas y que es por ello que durante su administración se ajustaron los valores, para ser competitivos frente a otros países. Un ejemplo claro es que explorar y explotar resultaba más costoso en Colombia que en el Golfo de México, una cuenca con alta prospectividad petrolera.

-¿Cómo va el negocio petrolero?

-En términos generales va bien, pero tenemos muchos retos y cuando yo digo va bien es que en los últimos cinco años el país ha logrado incrementar en un 80% sus reservas. Hoy somos el 35% de la inversión extranjera directa y podemos ser el 25% de los ingresos fiscales del país, pero tenemos muchísimos retos.

-¿Cuáles son esos retos?

-Hemos sido exitosos en el tema de promoción, estamos bien posicionados a nivel internacional, pero uno no puede vivir de esas calificaciones, ya que estas son una foto de un momento, y la competitividad es algo permanente. Nosotros tenemos que estar monitoreándola, ser claros que en el mundo la competencia es actual y permanente.

-¿Cómo se puede plasmar este tema con cifras?

-Hoy hay más de 3.000 bloques en el mundo en oferta. Uno piensa que los bloques se colocan fácilmente, pero no es así. El mejor índice en las rondas de nuestro país fue en 2012, con el 43%. En la Ronda 2014 tendremos 95.

-¿Y en la Ronda 2014 a cuánto le apunta?

-Nosotros, con que pongamos 30 bloques, pasamos. Los queremos poner todos, pero con 30 pasamos.

-¿Cuántos paquetes han comprado?

-Son 53. Algunos pidieron, pero aún no han pagado. Porque una cosa es pedir y señalar que les pasen la factura y otra es ofertar. El 23 de julio sabremos cuántos realmente están interesados.

-¿De esos cuántos han pagado?

-Pueden ser unos 50, y ese es el reto mayor, pues cuando nosotros miramos lo que estamos ofreciendo, la mayor parte son en cuencas fronteras, offshore y no convencionales.

-¿Cuál es la perspectiva de los no convencionales?

-En no convencionales no tenemos exploración y en offshore solo se han perforado tres pozos en los últimos diez años y con no muy buenos resultados. Por eso estamos apostando por Chocó y el resto del Pacífico, donde no ha existido perforación. Cuando decimos que con 30 bloques estamos tranquilos, es porque estamos yendo a fronteras, que son bloques más difíciles de colocar, porque no hay actividad de perforación. A diferencia, cuando uno ofrece en los Llanos, donde hay producción y mayor prospectividad, allí la incertidumbre para el inversionista es menor que en los otros campos.

-¿Por qué en los últimos diez años tan solo tres pozos en ‘offshore’?

-Primero porque los términos económicos del offshore para explotación, en caso de ser exitoso, no eran atractivos. Contratamos un estudio con Wood Mackenzie, que nos hizo una comparación de nuestros costos y nuestra situación a nivel mundial y el resultado señaló que explorar y explotar en Colombia era más costoso que en el Golfo de México, siendo este una cuenca absolutamente productora, entonces no tiene mucho sentido para un inversionista decidirse por Colombia cuando puede ir al Golfo de México.

-¿Cómo está hoy ese comparativo?

-Estamos en una buena situación competitiva, producto de unas modificaciones contractuales a la cláusula de precios altos, lo que nos permitió ser más competitivos, pero todavía hay posibilidades de mejorar.

-¿Ya están dadas las reglas para la explotación de no convencionales?

-Le preparamos un resumen a la Cepal de todo lo que hemos hecho en no convencionales. Le mostramos que hemos traído a los expertos del mundo en este tema para aprender de las mejores experiencias. Recientemente el Banco Mundial hizo una conferencia en la que analizaron las experiencias de no convencionales de América y nos pusieron de ejemplo como en Colombia se ha realizado un trabajo juicioso, analizando, llenándonos de argumentos, de análisis y estudios para producir unas regulaciones adecuadas. Y estas son desde el punto de vista técnico, contractual y ambiental. Las técnicas ya las emitió el ministerio de Minas, y las contractuales las tenemos desde el 2012 para los contratos previamente celebrados y el ministerio del Medio Ambiente está preparando la expedición de la reglamentación desde el punto de vista ambiental.

-¿Se demora mucho esa reglamentación ambiental?

-Ya está próxima a emitirse. El documento se ha analizado y para ello se ha traído a los mejores expertos interinstitucionales, entre ellos a David Nestlé, presidente de Misión de Conservación de Petróleo y Gas de Colorado (EE.UU). Él nos ayudó a preparar los borradores de la reglamentación, los cuales se sometieron a los comentarios del público, por parte del ministerio del Medio Ambiente, y recibieron cerca de 1.200 comentarios que se resolvieron.

-¿En esta Ronda ustedes van a adjudicar bloques sin conocer esta norma?

-Normas hay. Falta determinar el comportamiento de la extracción no convencional frente al medio ambiente. Es muy importante que se emita esta reglamentación. Consideramos que ya está rayada la cancha, como dijo el ministro Amylkar Acosta, para entrar en el ambiente mundialista, lo que facilitará que vengan los jugadores a meter los goles.

-¿Le preocupa la situación de los ambientalistas?

-No debe ser motivo de preocupación. Por el contrario debe ser un insumo para que las cosas salgan mejor. Esta es una actividad que fue incluida en el Plan Nacional de Desarrollo, y no es que no se haga, sino que se haga con altos estándares. Esta actividad realizada adecuadamente no debe afectar el agua. Además, a las profundidades a las que se irá no son acuíferos, son aguas profundas, que además no son aptas para el consumo humano.

-¿Qué pasa con la meta del millón de barriles diarios?

-Cada día es más difícil lograrla. Se tienen que dar varios supuestos para poder mantenerla, como que no se afecte Caño Limón-Coveñas, por la contribución que tiene a la producción del país. Durante los dos meses que estuvo por fuera se dejaron de percibir entre 50 y 60 mil barriles diarios y eso añadido con otros campos afectados incidió en la caída de la producción. Que no se expandan los bloqueos y las protestas de las comunidades. El promedio año, hoy es de 975 mil barriles diarios.

-¿Cómo estamos en infraestructura para mover el petróleo?

-La producción es casi equivalente a la capacidad de transporte en oleoducto. Pero tenemos circunstancias puntuales que nos afectan, como cuando atacan los oleoductos, esto nos obliga a usar vehículos para transportarlo. En el futuro, en la medida en que crezcamos será necesario ampliar los oleoductos; sin embargo, ya se está trabajando en el proyecto del Oleoducto del Pacífico, el cual estaría para 2018.

-¿Estamos lejos de un gran yacimiento?

-Eso es incierto. Una mala situación puede dañar una buena geología, pero una buena situación no puede crear la geología, ya que esta se dio hace millones de años, y está o no está. Lo que se necesita es perforar más en aquellos sitios con prospectividad y adquirir mayor conocimiento geológico para ir a nuevos cuencas a perforar. Para este año se tienen previstas 135 perforaciones y eso, independientemente de que sea positivo o no, contribuye al país con la información que se obtuvo.

-¿En el país están las grandes ligas petroleras?

-Hay muchas que están y muchas que no están. Cuando usted piensa en empresas grandes, piensa en Esso Mobil, Shell, ConocoPhillips o Repsol, y ellas están en Colombia.

-¿Cuál empresa le gustaría tener en el país de las que hacen falta?

-Pues todas. En el Congreso Mundial del Petróleo que se celebró en Rusia, tuvimos acercamientos muy interesantes con las empresas rusas, especialmente con Gazprom y Rosneft, que me manifestaron su interés de venir al país, y como estas hay varias compañías que están poniendo sus ojos en Colombia. Solo tendrán que seguir trabajando.