- ¿Cuál es la visión rusa sobre la era de la industria 4.0?

Entendemos que la industria 4.0 es un producto de márketing. Es un concepto alemán que en un momento dio su nombre a todo el proceso de transición hacia la plataforma digital. En Estados Unidos este proceso se llama “el internet de todo” y en general se trata de lo mismo: la sustitución del ser humano en la esfera del trabajo por robots y la entrega a él del papel de un creador. Esto lleva a la creación de la fábrica digital, de la producción y el diseño digital, del mercado digital y del dinero digital. Y en general la única esfera de competitividad que queda es la de las ideas con la apuesta a aquel origen de humano-creador o humano-ingeniero.

No hace mucho Siemens presentó el concepto de la fábrica digital. Suministró las máquinas y el software de sistemas pesados de ingeniería hacia las fábricas y formuló unos modelos de producción de algunos productos. De esta manera hoy en día se puede construir la cadena de producción completa desde cero y que esta tenga la eficacia máxima. Así, si quieres producir un coche, te van a decir cómo hacerlo y lo podrás hacer. La competitividad ahora está en el nivel de ingeniería, diseño industrial, márketing y otras cosas que no se refieren a la industria pura. Ellos dijeron: “sabemos cómo llevar la producción a la eficacia máxima y luego ya es su responsabilidad lo que produzcan”.

- ¿En qué parte del camino hacia la industria 4.0 se encuentra Rusia?

En unas esferas aún estamos retrasados, en otras no. Pero, en general, estamos retrasados porque aún nos mantenemos en el nivel de la fábrica analógica, es decir, la fábrica donde todavía la gente está al lado de la máquina produciendo detalles, uniendo piezas con otras para lograr un producto final. Necesitamos trasladar a todos a un régimen tecnológico único (digital) para tener la oportunidad de producir con el mismo nivel de eficacia que los competidores extranjeros. Tenemos mucho trabajo por delante en este aspecto y calculamos que en los próximos diez años llegaremos a su nivel. Ya tenemos unas fábricas, principalmente en la esfera militar y de defensa, que responden completamente a las demandas de la industria 4.0, pero, como dije, no es algo masivo. 

- Detállenos qué papel juega Rostec en la digitalización del país.

"Ciertamente es un desafío retener a una gran cantidad de jóvenes talentosos. Recientemente un alto ejecutivo de una gran fundación de Estados Unidos dijo que el 70% de las startups exitosas de Silicon Valley están creadas por rusos o tienen participación fuerte de rusos. Esto es una prueba de que como nación producimos personas de alta calidad profesional. ¿Cómo los retenemos? Durante los últimos cinco años no paran las discusiones sobre qué política debemos realizar al respecto".

Es clave. Hoy Rostec es la corporación de altas tecnologías más grande del país produciendo hardware y software. Rusia en sí misma es un mercado muy grande para Rostec, pues solo en la esfera de tecnologías de la información y comunicación representa más de US$260 millones anuales. Es así que Rusia en sí es un mercado que puede servir de prueba para muchas compañías rusas y luego ser un trampolín para que ellas comercialicen sus productos en el exterior.

Además, en Rostec hemos aprobado la estrategia de desarrollo hasta 2025. Una de sus condiciones claves es la transición del “fierro” al “intelecto”. Bajo el intelecto sobreentendemos “lo digital”, porque se trata de inteligencia artificial, automatización, software avanzados y productos con un valor añadido alto. En este marco, nuestro apoyo a la economía digital rusa es estratégico y va a crecer cada vez más.

- El objetivo de Rostec es entrar en el top 5 de las corporaciones mundiales para 2025. Por eso dicha estrategia prevé un crecimiento anual en 17%. [En 2016 Rostec facturó más de US$ 15.000 millones].

Es importante señalar que a nivel del Estado y en el marco de la estrategia de digitalización se creó el Centro Nacional de Informatización (NCI) [que preside Brovkó], que es parte del Consejo Económico del presidente Vladimir Putin y que está encargado del desarrollo del concepto de la economía digital de toda Rusia. En julio, el NCI presentó al presidente el programa “La economía digital de la Federación Rusa”. Tras su aprobación, Rostec fue designado como el centro de competencias a cargo de diseñar las competencias de investigación y los recursos tecnológicos. En ese marco es responsable del desarrollo de cinco rumbos tecnológicos: neurotecnologías e inteligencia artificial, sistemas de blockchain, internet industrial, robotecnia y sistemas de sensores sensibles, y tecnologías de comunicación inalámbrica.

- ¿Cuánto invertirán en ese programa?

Preferimos no revelar cifras, pero está claro que es mucho. En Rusia aún tenemos obstáculos para una digitalización global: vacíos legales, accesos diferentes hacia los procesos y el conservadurismo de la sociedad rusa. Nuestra tarea es crear un ecosistema donde las tecnologías serán diseñadas y reproducidas, donde opere un entorno legislativo flexible para poder estar al día en el ámbito de las tecnologías que cambian muy rápido y donde operen las compañías globales líderes. Claro, hay unos segmentos, tales como el de control y gestión estatal, y los sistemas de sistema de salud y de ambiente de la ciudad, donde la influencia del Estado es máxima, donde se pueden hacer los cambios digitales y los cuales a su vez serán un gatillador para el desarrollo de la economía digital en el país en general. Además, el programa muestra los planes del desarrollo de educación y salud.

- ¿Hay ya avances al respecto?

Sí, hay resultados preliminares de integración de soluciones digitales que Rostec logró en Rusia. Ello, por un lado, nos permitió justificar el programa de desarrollo para el futuro y, por otro, ofrecer al mundo, incluyendo a América Latina, no solo productos, sino tecnologías que se pueden integrar en soluciones de tareas locales para crear un ecosistema de salud digital en Argentina o el Perú, por ejemplo.

Un caso es el Sistema Unido Estatal de Información en la Esfera de Salud (Sueies), desarrollado por el Centro Nacional de Informatización (CNI), que integra Rostec, bajo la dirección del Ministerio de Salud. Ya está desplegado en 83 de 85 regiones de Rusia. Lo usan 1,3 millones de trabajadores médicos. Para 2025, 99% de las organizaciones médicas rusas estarán conectadas al sistema de salud digital. La tarea de Sueies es ahorrar 10% de presupuesto, lo que representa más de US$860 millones por año. Para 2020, cada persona en Rusia podrá –desde cualquier PC– obtener su información médica, inscribirse a una cita, comunicarse con el representante de seguros, etc.

Otro ejemplo es internet industrial, un producto creado como un ecosistema singular que permite unir en una estructura no solo las redes sueltas de computadoras, sino objetos industriales cada uno de los cuales está integrado en la red por medio de sensores especiales u otras tecnologías.Dicho ecosistema permite recibir y procesar rápidamente grandes cantidades de datos, además de controlar y automatizar procesos de forma remota y proteger al máximo los objetos ubicados dentro de la red. Para 2025 el volumen del mercado mundial del internet de las cosas, uno de los más grandes y de gran perspectiva, será de US$ 4,3 trillones. La implantación y el desarrollo del internet industrial dentro de la empresa permite multiplicar la eficiencia de los procesos, incluyendo la optimización de los procesos de producción.

Las soluciones electrónicas para automatizar el proceso de producción permiten controlar mejor la maquinaria. Por ejemplo, un sistema de control automatizado del trabajo de máquinas toma en cuenta resistencia a desgaste, velocidad y eficacia de trabajo de cada elemento de la cadena, funcionamiento durante diferentes condiciones de trabajo, incluyendo el clima. Esto permite optimizar gastos para mantenimiento y construir índices concretos de eficiencia.

La educación y el talento

- ¿Qué papel juega la educación en el desarrollo de la economía digital rusa?

Tanto el liderazgo del país como los ejecutivos de diversas industrias que se ocupan de estos temas, así como del gobierno en su conjunto, comprenden claramente que es necesario pasar hacia la educación digital y comprenden que montar a caballo sobre la vieja infraestructura de legado soviético no funcionará en el largo plazo. Por otra parte, también se comprende que la inercia de nuestro entorno empresarial y de nuestra capacidad industrial es tal que difícilmente se puede esperar que ocurran cambios extremadamente rápidos. Pero insisto una vez más, en Rusia sabemos y entendemos que la industria 4.0, “internet de las cosas” o “internet de todo” nos alcanzará. Ya logramos avances sustanciales en algunos sectores. Por ejemplo, Rusia es uno de los principales creadores de tendencias y líder en la implementación de servicios electrónicos y servicios de gobierno electrónico en el mundo. Ejemplos similares también existen en la producción industrial. Uno se da en una de nuestras empresas de la industria de defensa, donde, tras una completa modernización de activos fijos, introdujimos una línea de ensamblaje robótica para misiles. Este es un gran avance tecnológico, ya que la línea de producción cumple con los estándares globales más avanzados. Por supuesto, tales ejemplos son todavía esporádicos y no se han convertido en una tendencia dominante, pero hacia allá vamos.

Utilizaremos cada vez más la robótica, construiremos fábricas inteligentes y adoptaremos nuevos formatos que faciliten la competencia en el mercado global. La razón de todos estos cambios es simple: si no se hacen, nuestra industria desaparecerá en los próximos 20 a 25 años.

- Volvamos a la educación rusa. ¿Qué planes tienen para potenciarla?

Queremos convertir las escuelas rusas en unas más desarrolladas en tecnología, pero para lograrlo no es suficiente entregar notebooks a los niños e instalar la pizarra electrónica y llamar a esto “educación digital”. Eso no guarda relación con nuestro concepto de educación electrónica. La idea es instalar un modelo educativo de consumo del contenido, convertir el device del niño en un punto de entrada al ambiente educativo donde haya mucho conocimiento y todo esto dentro de un internet confiable, seguro para los niños. El objetivo es que en casa el niño aprenda el contenido gracias a multimedia, lección, videos, tests, mientras que en la escuela la clase sea una conferencia, donde el profesor se convierte en un moderador. Es una tarea muy importante, pero requiere el cambio de toda la lógica de enseñanza. Para lograrlo es necesaria la creación de una plataforma de educación y del contenido, la liberalización de la ley y del mercado de los productores del contenido de educación que hoy en día está monopolizado.

- Parte fundamental para lograr llegar a la meta que se han impuesto hacia 2024 radica en el talento. ¿Qué hace Rusia para retener a sus talentos?

Ciertamente es un desafío retener a una gran cantidad de jóvenes talentosos. Recientemente un alto ejecutivo de una gran fundación de Estados Unidos dijo que el 70% de las startups exitosas de Silicon Valley están creadas por rusos o tienen participación fuerte de rusos. Esto es una prueba de que como nación producimos personas de alta calidad profesional. ¿Cómo los retenemos? Durante los últimos cinco años no paran las discusiones sobre qué política debemos realizar al respecto. Una de las principales está vinculada con no permitir que nuestros colegas extranjeros, principalmente los de Estados Unidos, accedan a nuestros talentos. Había muchas fundaciones y organizaciones que se dedicaban a buscar y atraer a niños rusos de entre 12 y 14 años invitándolos a Estados Unidos. Para evitarlo tenemos que ofrecer a estas personas una línea de carrera y un modelo de desarrollo mejor, que incluyan proyectos interesantes, financiamiento de proyectos arriesgados y un entorno confortable. Se trata de un espacio de autorrealización. Tenemos muchos planes y proyectos al respecto, pero aún estamos en el inicio de este camino.

- ¿Crearán algo similar a Silicon Valley?

Silicon Valley es ya un nombre genérico, pero creo que es poco probable que aparezca un ambiente igual en otro lugar del mundo. Eso porque allí tienen en conjunto a la Universidad de Stanford, sol, mar, buen clima, vino y la libertad económica en conjunto con un mercado de ventas bien desarrollado. Con ello quiero decir que no se trata de tener un Silicon Valley, se trata de enfoques de desarrollo de talentos. En Israel, por ejemplo, mucha gente, después de servir en el ejército, sirven en el Mossad, donde existe una escuela muy fuerte de TI. Al graduarse tienen prácticamente al lado un banco que financia sus startups, que nacieron durante su educación. ¡Tienen ciudades enteras de talentos! Y cada dos semanas oímos algo nuevo desde allí, que una compañía grande compra alguna startup de Israel. Ese es otro camino. Pero el asunto para Rusia no es copiar, sino encontrar su propio ADN y modo de desarrollo de talento para que una semilla crezca, se convierta en una planta y esta planta en un bosque.

El mercado de TI

- ¿Cuál es la participación de Rusia en el mercado internacional de TI?

Insignificante, por ahora. Pero ello no significa que Rusia no tenga productos y plataformas. Junto con Estados Unidos, nuestro país es uno de los pocos que tiene toda la gama de los productos de información y comunicación para realizar los sistemas más complicados. En este sentido somos autónomamente independientes y completamente aptos para ofrecer a cualquier cliente extranjero un espectro amplio de tales productos de alta tecnología. Si existiera el ránking de la cantidad y calidad de los productos en la esfera de TI, Rusia hoy estaría entre los líderes. Por ahora el único ránking que existe es el de índices económicos del sector y Estados Unidos domina totalmente la lista. Pero estamos trabajando para aumentar nuestra parte.

- Durante su mensaje anual hacia la Asamblea Federal de Rusia en diciembre de 2016, el presidente Putin destacó el alto potencial del desarrollo de la esfera de las TI en el país y señaló que la expectativa es duplicar la exportación de productos de TI. ¿Es una meta realista a corto plazo?

Los líderes en soluciones de TI hoy son los estadounidenses, pero ese dominio tan vivo y grande lleva a que muchos países aumenten su demanda por proveedores alternativos. Los escándalos vinculados a una eventual intervención rusa en las elecciones presidenciales de Estados Unidos y la gran reputación de los hackers rusos convirtieron las tecnologías rusas de información en un brand muy temido pero atractivo al mismo tiempo. Viéndolo desde ese punto de vista, la meta de duplicar la exportación rusa de TI es complicada y ambiciosa, pero realizable. Hay que tener en cuenta que Rusia puede ofrecer a sus clientes soluciones en TI en casi en todas las esfera de la vida. No obstante, si bien en las condiciones del mercado moderno la calidad del producto es muy importante, ello no es suficiente para su promoción en el mercado global. También es necesario poseer la experiencia de su integración y explotación, el mantenimiento posventa, y el poder del brand y el márketing; y aún debemos trabajar en ello.

La salida a los mercados internacionales también es difícil por la ausencia de la orientación hacia la exportación y déficit de recursos. Incluso para compañías como Yandex (análogo de Google en Rusia) es muy difícil competir con las transnacionales estadounidenses. En todo caso, las compañías rusas deben estar orientadas a la experiencia exitosa de Rosoboronexport, la única agencia del gobierno ruso para exportar toda la gama de productos, servicios y tecnologías militares al extranjero.

- ¿En qué tecnologías pueden competir las empresas rusas a nivel global?

Rusia es un país progresista en la esfera de las TI. Hay muchos líderes rusos en nuestro mercado interno como son Mail.ru, Yandex, 1C, Laboratorio de Kaspersky, Abby y muchas otras marcas, que son muy reconocidas en el extranjero. Rusia atravesó un camino muy exitoso de la informatización en muchos sectores. La amplitud de la gama de los productos y la integridad de las soluciones rusas en la esfera de TI habla que Rusia tiene mucho que ofrecer al mundo. Por ejemplo, tecnologías en la esfera de las calculaciones cuánticas, face recognition, sistemas de control automatizado, gobierno electrónico, sistema de salud digital, ciudades inteligentes, entre otros.

- Finalmente, ¿qué papel cumple América Latina en el desarrollo de las exportaciones rusas?

Es un mercado estratégico para nosotros. Nos gustaría trabajar de una forma muy activa allí, pero aún no lo estamos haciendo. ¿Por qué? Les daré un ejemplo de varias razones. Shvabe, un holding de Rostec, creó un microscopio láser que no tiene análogos en el mundo. Abre oportunidades fantásticas en la esfera de virología, inmunología y farmacéutica porque permite, sin matar la célula, vigilarla en el régimen 3D. Nadie tiene algo parecido. Y, tomando en cuenta que la Organización Mundial de Salud prohibió realizar los experimentos en la gente viva, este microscopio abre grandes posibilidades. Pues bien, es un producto de alta tecnología que tiene su precio. A los clientes potenciales (en América Latina) les agradaba este producto y nos pedían créditos a largo plazo (diez años) con bajas tasas de interés o rebajas sustanciales. Antes no podíamos decir sí, ahora sí. Podemos conversar en el nivel de discurso moderno financiero gracias a que creamos dentro de Rostec en 2017 dos estructuras, Conversión y RITE. Conversión es un centro de competencias de márketing estratégico que permite formar soluciones financieras para regocios internacionales grandes en el marzo de la exportación de productos civiles de alta tecnología de nuestras compañías de la esfera de defensa industrial. El 50%+1% pertenece a Rostec y el 49% a Vnesheconombank, el banco principal ruso encargado del apoyo de la exportación rusa y proyectos internacionales rusos. Por su parte RITE es la ventana de ventas para la colaboración en la esfera de productos de TI con Rostec.

Por eso ahora anunciamos que estamos dispuestos a convertirnos en los socios en el desarrollo tecnológico de los países de América Latina, ofreciendo, en particular, la gama amplia de soluciones en la esfera de gobierno digital y gestión digital estatal en el nivel federal y regional, soluciones electrónicas para automatizar el proceso de producción. Estamos dispuestos entregar los derechos hacia los sistemas de información creados en el marco del proyecto.

Además, y esto es muy importante, consideramos que América Latina puede ser no solo un comprador de nuestros productos. Estamos dispuestos a instalar plantas de producción y desarrollo en conjunto. Por ello, invitamos a los gobiernos e inversores de la región a prestar atención al mercado tecnológico ruso. Estamos abiertos y creemos que juntos podemos hacer mucho.