Cuando una persona recorre los enormes pasillos del Banco de Crédito del Perú (BCP) puede apreciar mucha tranquilidad. Sin embargo, el año que pasó fue relativamente intranquilo para el banco más grande del Perú. “Hubo dos grandes acontecimientos macroeconómicos durante el primer trimestre que no supimos prever de manera adecuada. El primero fue la devaluación del sol frente al dólar y el segundo fue el incremento de las tasas de interés en dólares”, reconoce Walter Bayly, gerente general del BCP. El ejecutivo señala que la morosidad del mundo pyme también los afectó.

Si bien sus utilidades se situaron en 1.647,42 millones de soles (US$579 millones, 10% más que en 2012), su ROE se redujo en 21% a 20,1% en 2013 frente al año anterior. Aunque aún mantiene su liderazgo, su participación en el sistema a través de depósitos totales y créditos directos en el rubro también se redujo levemente (en depósitos la participación bajó de 37,7% a 34,1%, mientras que en créditos pasó de 34,1% a 33,3%.). Según la agencia calificadora de riesgo Equilibrium, este cambio responde a la agresiva competencia que existe en el mercado.

El banco también registró pérdidas en la valorización de inversiones y productos financieros derivados. “Este resultado responde a la posición del banco en instrumentos de la región, que se vieron deteriorados producto de la coyuntura internacional que afectó el riesgo de los países emergentes ante los signos de recuperación de los Estados Unidos, aunado al cambio en la política de estímulos monetarios por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED)”, explica Equilibrium.

El año pasado fue complicado, en general, para todo el rubro bancario peruano. “2013 fue un año difícil para la banca. Según los datos de la SBS, la rentabilidad sobre el patrimonio del sistema bajó. Así, para la banca múltiple en 2013 esta rentabilidad fue de 21,23% en comparación con el 22,40% en 2012”, dice Juan Paredes, socio de EY. De acuerdo con Javier Ibáñez, catedrático de ESAN, incluso algunas empresas del rubro tuvieron que asumir más gastos operativos por la apertura de oficinas y la contratación de nuevo personal.

Pero no es la primera vez que Walter Bayly debe afrontar un momento complicado para el negocio. Bayly asumió el cargo de gerente general del BCP en abril de 2008, el mismo año en que estalló la crisis financiera internacional. “Unos seis meses después de asumir el cargo, decidí tomar unas breves vacaciones en Europa. Y durante estas me enteré por los periódicos que Lehman Brothers había quebrado. Estuve conectado con el teléfono todo el tiempo. La verdad es que mis vacaciones no fueron muy relajantes”, recuerda Bayly. Ese año fue complicado, ya que –añade el ejecutivo– no se conocía la magnitud ni los alcances de la crisis. “Nos habíamos llenado de liquidez, justamente para prevenir una situación de este tipo, pero realmente no sabíamos dónde poner nuestra liquidez. Y terminamos llevando la mayoría de esta en otros bancos latinoamericanos que se veían sólidos. Lo curioso es que nosotros también recibimos dinero de bancos de la región”, dice Bayly. Casi seis años después de ese contexto, el BCP continúa liderando el mercado peruano. “Pese a lo sucedido en 2013, nuestros fundamentos se mantienen”, afirma. El año pasado, el banco –explica Bayly– logró dos grandes objetivos: ser el líder en crédito de consumo –tarjetas de crédito y créditos para personas– y en microfinanzas (de la mano de Edyficar, la microfinanciera del holding Credicorp). En el primero de los casos –dice el ejecutivo–, la firma tiene una participación de mercado de 22% (hace cinco años esta era de 14%). En el caso de las microfinanzas, las operaciones combinadas del BCP y Edyficar le dan una participación de mercado de 23%, sostiene Bayly. Aunque evita hacer una proyección sobre sus resultados en 2014, el gerente general del BCP afirma que este año obtendrán utilidades récords.

4521

Vuelta a la página

Según Walter Bayly, 2014 será un año más positivo. En abril el banco cumple 125 años de existencia, lo que ha implicado que efectúe un relanzamiento de su imagen. “Es un banco que ha resistido las buenas y las malas épocas. En los últimos veinte años su mérito ha sido saber competir con firmas extranjeras. El banco, a diferencia de varios de sus competidores foráneos, ha tomado en cuenta el largo plazo, y no solo los resultados del corto plazo”, comenta Enrique Castellanos, vicedecano de Finanzas de la Universidad del Pacífico. El BCP ha competido en el mercado local con otras entidades financieras de peso internacional que operaron por un breve tiempo en el Perú, como es el caso del HSBC (Reino Unido) y el Banco Santander (España).

Este año el banco busca bajar las revoluciones de la expansión y consolidar su operación. “Planeamos mantener nuestra participación en el crédito de consumo para los siguientes años”, adelanta Bayly. Para el ejecutivo, este mismo comportamiento se registrará en los depósitos, donde tiene una participación de mercado de 31,6%. El gerente general del BCP destaca que uno de los principales focos de su estrategia para este año son los clientes. “Pondremos en marcha una estrategia interna denominada ‘foco en cliente’, la cual buscará colocar al cliente en el centro de todas nuestras decisiones, no solo en la atención a través de nuestra red comercial, sino también en la optimización de nuestros procesos”, dice. Es más, desde el año pasado, el banco ejecuta el proyecto llamado Hablemos Claro, el cual consiste en hacer una profunda revisión de todas las comunicaciones de cara al cliente, como cartas, folletería, manuales de uso, encartes, entre otros, que apuntan a usar un lenguaje menos bancario, mucho más familiar y cercano. “Adicionalmente estaremos relanzando la web del ABC de la Banca, programa que brinda consejos sobre cómo administrar nuestras finanzas personales y desarrollar hábitos de gastos responsables”, añade.

A hacer clic

El BCP también planea una importante expansión de sus canales de servicio a nivel nacional. Solo en 2014, el banco tiene planeado abrir entre 35 y 40 agencias a nivel nacional (al cierre del primer trimestre del año tenían 401 oficinas de este tipo). Sin embargo, la estrategia del banco para este y los siguientes años será fomentar la banca electrónica. Bayly adelanta que para el siguiente quinquenio el banco abrirá unos 500 agentes BCP al año. “Cada día más personas usan la banca electrónica para hacer transacciones. La razón de ser de la agencia está cambiando, ya que se está convirtiendo en un punto de venta de productos y servicios”, explica el ejecutivo. Javier Ibáñez recuerda que hace diez años se proyectaba que las agencias iban a desaparecer. Sin embargo, eso aún no ha ocurrido. “En el mediano plazo se utilizará este tipo de canales, ya que aún gozan de mucha confianza entre los clientes”, dice el catedrático. No obstante, Bayly sostiene que las plataformas de banca electrónica sufrirán una expansión más acelerada en los siguientes cinco años. “Queremos hacer que la gente abandone el efectivo”, destaca Bayly.

Esta estrategia también implica impulsar el uso de la banca móvil, la página web del banco y el uso de cajeros automáticos para hacer las operaciones. “En el Perú hay un gran potencial”, dice Juan Paredes. El BCP ya ha cosechado parte del fruto de impulsar este tipo de banca: solo 8,8% de sus transacciones se realiza en la ventanilla de una agencia, mientras que el resto se efectúa a través de canales electrónicos.“Las personas se están derivando a canales más sencillos y baratos para nosotros”, dice Bayly.

4518

La banca electrónica tiene otro gran efecto sobre el país: ayuda a la inclusión financiera. “Hay zonas rurales que no están siendo atendidas, y esto representa una gran oportunidad para la banca móvil o los agentes. Sin embargo es necesario que se dé seguridad para que las personas puedan efectuar sus operaciones a través de medios electrónicos sin temor”, dice el catedrático. Internet, en este sentido, configura una gran oportunidad para llegar a nuevos usuarios. En este sentido, “hay cada vez más personas que hacen transacciones a través de sus teléfonos inteligentes”, añade Bayly. Justamente, en febrero último, el banco lanzó su aplicación (app) de banca móvil, la cual ya superó las 100.000 descargas.

“Se estima que en los próximos años vamos a ver un crecimiento y sofisticación en el campo digital. Se va a incrementar el acceso a todo tipo de transacciones bancarias por parte del usuario final a través de smartphones y tablets”, proyecta Milton Catacolli, socio de Deloitte Perú. En esta línea, Bayly ve también un gran potencial para colocar tarjetas de débito. “El uso de tarjetas de débito en el país es muy bajo. Espero que se duplique en cinco años”, dice Bayly.

Muchos bancos están creciendo de la mano de operadores de retail (Plaza Vea con Interbank y Banco Falabella con el Grupo Falabella). ¿Planea el banco hacer algo similar? “Es un tema que hemos estudiado de manera estratégica. Los principales retailers tienen sus propios bancos. No hay con quien podamos hacer alianzas”, dice Bayly. Sin embargo, el ejecutivo considera que, pese a no contar con un gran retailer, el banco ha obtenido buenos resultados. “Son dos modelos que coexisten. No hemos perdido participación de mercado. Nuestra estrategia es derivar a los clientes a canales más eficientes”, dice el ejecutivo. El BCP no se quedaría atrás. Bayly muestra interés en potenciar en los siguientes años las sinergias entre las empresas que integran el holding Credicorp y el banco. Para Enrique Castellanos, esto implicaría, por ejemplo, utilizar los canales del BCP para poder colocar seguros –proporcionados por Pacífico– cada vez más sofisticados.

Mirada ejecutiva

Salvo por el deterioro del mundo de las pymes, la cartera crediticia del BCP fue saludable en 2013. “El crédito con mayor potencial de crecimiento es el hipotecario. Hay una gran demanda de estos productos, en especial en los segmentos C y D. Estimo que este crédito crecerá a un ritmo de 20% anual por los siguientes cinco años”, proyecta Bayly.

Hoy el BCP también tiene presencia en Bolivia, donde es el cuarto banco privado más grande de ese país y administra una cartera de alrededor de US$1.000 millones. “La cartera creció 15% en 2013”, resalta Bayly. Sin embargo, el ejecutivo evitó adelantar planes sobre esa operación, ya que está pendiente de aprobación de un nuevo reglamento bancario. El gerente general del BCP ha descartado la incursión del banco con el modelo de banca universal en otros países de la región. “Para hacer eso debes ser un jugador relevante. No hemos encontrado países con el potencial del Perú. Por ello hemos optado por llevar modelos de nicho, como es el caso de Edyficar, que ya tiene presencia en Bolivia, y BCP Capital, que opera en Colombia y Chile”, dice el ejecutivo.

El banco ha recibido buenos pronósticos de diferentes agencias calificadoras de riesgo. “Las clasificaciones otorgadas se sustentan en el liderazgo que ha logrado mantener el banco a lo largo de los años tanto en términos de colocaciones como en captaciones, lo cual se complementa con una sólida red de canales y el expertise de su plana gerencial”, dice Equilibrium en el documento que ratifica la categoría A+ otorgada al BCP.

4520

Si bien hay entusiasmo, los expertos coinciden en que los bancos en el Perú aún tienen varios desafíos. El tema del riesgo crediticio será uno de los puntos en la agenda. “Van a tener que enfocar sus esfuerzos en la evaluación del riesgo de crédito de sus clientes. La gran competencia por los mismos clientes ha incrementado el sobreendeudamiento de estos, lo cual se está convirtiendo en un dolor de cabeza para algunos bancos”, indica Milton Catacolli. Juan Paredes coincide con Catacolli. “En 2014 se espera que la banca mejore sus resultados por un mayor y mejor control de su riesgo de crédito, tanto en el segmento de consumo como en el segmento pymes; así como por el logro de eficiencias en sus procesos operativos y la mejora de su oferta de productos”, dice. Según el socio de EY, esto hace prever que el presente año el sector en promedio podrá obtener resultados mejores a los de 2013 y que el objetivo será recuperar la rentabilidad que se tuvo en años anteriores.

Los especialistas reiteran que sacar un mayor provecho a los canales de distribución ayudará a que los bancos destaquen en el mercado. El BCP tiene experiencia en ello.