El potencial de Chile para la observación astronómica sería una de las principales cartas que el Gobierno jugó para convencer a Amazon de instalar su ansiado centro de almacenamiento y procesamiento de datos en el país.

En específico, fue durante una reunión de mayo pasado que el presidente Sebastián Piñera y el ministro de Economía, José Ramón Valente, habrían presentado a la vicepresidenta de Asuntos Públicos de Amazon Webservices, Teresa Carlson, las oportunidades del AstroData en Chile, según fuentes citadas por El Mercurio.

Según expertos consultados por el mismo medio, esto podría dar pie a los más grandes volúmenes de datos del mundo.

La desarrolladora que se dedica al desarrollo web y visualización de datos, Kat Guzmán, explica a BioBioChile que, cuando hablamos de AstroData, "hablamos de enormes volúmenes de datos relacionados a la astronomía”.

Amazon buscaría desembarcar en Sudamérica para mejorar la velocidad de los datos y reducir sus costos, expandiendo en la región su negocio en la nube. La compañía aún no define oficialmente la ubicación de su data center, e incluso podría optar por construir instalaciones en ambos países.

Por ejemplo, “el observatorio ALMA genera un terabyte de datos al día –equivalente a 1000 gigabytes–; el Gran Telescopio para Rastreos Sinópticos, ubicado en el norte del país, alcanzará los 30 terabytes por noche en el año 2022 y el SKA –la red de telescopios más poderosa del mundo– 360 terabytes por hora para el 2030”.

Por lo tanto, indica, nuestro país está generando una cantidad enorme de datos (big data) astronómicos, “lo cual significa un desafío y una oportunidad en temas informáticos de estructura y almacenamiento de datos, y es ahí donde el posible data center de Amazon en la región se traduciría en una ganancia en ambas partes”.
Esto traería beneficios “tanto en la inversión que la compañía pondría en el país desde el punto de vista económico, pero también en cómo compañías como Amazon pueden liderar el desarrollo informático del almacenamiento, procesamiento y consumo de grandes cantidades de datos”.

La propuesta de Piñera interesaría a la ejecutiva de la empresa, quien habría llegado a Chile tras pasar por Argentina, prefiriendo la oferta que hasta entonces presentaba el país transandino.

Según el diario Estrategia, Carlson instó a aprovechar la gran cantidad de datos que generan los telescopios e instalaciones astronómicas chilenas, porque “me parece que nos los están utilizando muy bien, y es un área donde ustedes pueden distinguirse en astronomía, astroinformática”.

Además de ésto, el Gobierno aprovecharía la “robusta institucionalidad y estabilidad política” del país para convencerles.

Más tarde, en julio, el mandatario se reunió con el presidente ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, y habría comprobado el interés de la firma por el AstroData de Chile.

Amazon buscaría desembarcar en Sudamérica para mejorar la velocidad de los datos y reducir sus costos, expandiendo en la región su negocio en la nube. La compañía aún no define oficialmente la ubicación de su data center, e incluso podría optar por construir instalaciones en ambos países.

Sin embargo, a fines de junio un reporte aseguró que tal batalla ya tendría ganador, puesto que el gigante de internet habría decidido apostar por Chile y no por la nación de Mauricio Macri para desembolsar US$1.000 millones, más de $600 mil millones de pesos, en la futura construcción de la instalación.

Para convencer a Amazon de establecer su centro de datos sudamericano en el país, y así evitar que Argentina se quedase con la millonaria inversión, el Estado, a través de la Corporación de Fomento de la Producción habría ofrecido también un subsidio de US$9 millones a la tercera mayor empresa de servidores de internet del mundo.