El Consorcio Gestora Peruana de Hospitales, integrado por las empresas españolas Ibérica de Mantenimiento S.A. sucursal de Perú, DOKESIM S.L., Mediterráneo de Catering S.L., Sociedad Unipersonal, y la peruana MedLab Cantella Colichón S.A.C., se adjudicó este viernes la licitación del proyecto "Gestión del Instituto Nacional de Salud del Niño-San Borja" de Lima.

La agencia estatal de promoción de inversiones Proinversión informó de que tras evaluar las propuestas técnicas y económicas de tres consorcios en concurso, se concluyó que la oferta económica del consorcio hispano-peruano "es la más favorable para el Estado".

El Consorcio Gestora Peruana de Hospitales ofertó la menor remuneración por mantenimiento y operación, equivalente a 31,8 millones de soles (US$11,4 millones), un monto 36% menor que la remuneración máxima de referencia establecida en las bases del concurso.

La viceministra de Prestaciones y Aseguramiento en Salud del Ministerio de Salud (Minsa), Paulina Giusti, consideró importante para su sector esta adjudicación porque, según dijo, permite avanzar en la gestión hospitalaria.

"Esta adjudicación nos permite avanzar en un área que muchas veces nos dificulta la calidad de la atención, y esto es porque no se hace adecuadamente el mantenimiento de la infraestructura y del equipamiento, además de los servicios generales", remarcó.

La viceministra dijo que su sector tiene una cartera de inversión grande, por lo que el Estado ha decidido fortalecer el nivel intermedio de atención y también algunos hospitales nacionales.

"Tenemos decidido realizar una gran inversión, algo que no se hizo en varias décadas debido a la crisis del país, es algo que debemos de remontar", añadió.

Proinversión señaló que el proceso de concesión se desarrolló "de manera transparente cumpliendo estrictamente las bases del concurso" y que fueron once postores los que compraron las bases, tres de los cuales alcanzaron la precalificación.

El contrato de gestión del INSN será por diez años y establece que el ministerio de Salud mantiene la dirección del hospital y el servicio asistencial.

El operador privado deberá brindar los servicios denominados "Bata Gris", que consisten en el mantenimiento de la edificación, instalaciones y equipamiento electromecánico asociado a la infraestructura, áreas verdes y estacionamiento, así como del equipamiento clínico y no clínico.

Además, la operación y mantenimiento de los servicios generales (alimentación, lavandería, limpieza, seguridad y gestión de residuos hospitalarios) y de los servicios de apoyo al diagnóstico (Patología Clínica y Central de Esterilización).