Un consorcio encabezado por China Railway Construction Corp Ltd ganó la licitación para construir el primer tren de alta velocidad (TAV) en México que unirá al Distrito Federal con Querétaro, dijo el lunes el Gobierno mexicano.

El consorcio fue el único que participó en la licitación del tren, un proyecto con un valor de 50.820 millones de pesos (US$3.750 millones).

El tren recorrerá 210 kilómetros a una velocidad máxima de 300 kilómetros por hora y transportará diariamente a 23,000 pasajeros.

El testigo social de la licitación y que está presente es Humberto Santillana.

Pablo Suárez, director de Transporte Ferroviario y Multimodal de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, dijo que la propuesta del consorcio tiene las condiciones suficientes para elegirla como el financiamiento de 85% de monto da un plazo de 20 años y una tasa de interés de 3,22% e incluye, aunque no se solicitó, la creación de aulas de capacitación para formar especialistas de trenes.

"El proceso se ha realizado con apego a la legalidad y calendarización", dijo Pablo Suárez, quien agregó que el consorcio conformado por China Railway Construction Corporation (CRCC) se adjudica el contrato mixto de obra pública del tren al consorcio chino mexicano.

El consorcio también está integrado por Prodemex, Grupo GIA, Constructora TEYA, China South Rolling Stock Corporation y GHP Infraestructura Mexicana.

INECO, consultora española experta en trenes, fue la encargada de evaluar las propuestas técnicas y económicas.

En el proceso sólo participa un consorcio con siete empresas, liderado por China Railway Construction Corporation (CRCC). Hizo una propuesta económica por 58.951.5 millones de pesos, 35% mayor a la establecida en el estudio costo-beneficio del proyecto.

En mayo del 2013 la consultora española Prointec y su filial en México, IPIMSA, fueron elegidas para hacer los estudios de preinversión y complementarios del tren con un costo de 38,8 millones de pesos.