Panamá. El consorcio integrado por la española FCC y la brasileña Odebrecht entregó hoy viernes al gobierno de Panamá la Línea 1 del Metro de la capital, el primero de Centroamérica, luego de 41 meses de trabajos a un costo de US$1.800 millones.

La consignación del proyecto de infraestructura más emblemático del gobierno del presidente Ricardo Martinelli se realizó con un acto protocolario en la sede de la secretaría del Metro de Panamá, que dirige Roberto Roy, también presidente de la Junta Directiva de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

La Línea 1 del Metro empezó con 13,7 kilómetros y 13 estaciones entre elevadas y subterráneas, que serán recorridas inicialmente por 19 trenes con tres vagones cada uno en un tiempo máximo de 23 minutos, según los datos oficiales.

Pero en los últimos meses se añadió otro kilómetro y una estación más para llegar hasta la población de San Isidro, en el distrito de San Miguelito, que desde el lunes pasado está en la fase de colocación de vigas "U" que sostienen la estructura de rieles por donde pasan los trenes.

Ese pequeño tramo adicional no está incluido en el coste original del contrato de US$1.800 millones.

La financiación del Metro está a cargo del Citibank, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Ministerio panameño de Economía y Finanzas, con el apoyo de instituciones como Coface de Francia, Cesce de España o el Miga, del grupo del Banco Mundial.

Los trenes del sistema fueron fabricados en la planta de la multinacional francesa Alstom en Barcelona (España), y los primeros tres fueron inspeccionados en Panamá por Martinelli en junio pasado, cuando afirmó que su país tendrá "un Metro del primer mundo que mejorará el transporte" en la capital.

Cada tren constará inicialmente de tres vagones pero tiene capacidad para hasta cinco vagones, cada uno con aire acondicionado, videovigilancia, sistemas de información al pasajero y zonas específicas para personas con movilidad reducida.

Cuando alcance su plena capacidad operativa, lo que se espera ocurra entre mayo y junio próximo, la Línea 1 podrá transportar por hora hasta 30.000 personas en ambos sentidos.