Tegucigalpa. El presidente de la República, Porfirio Lobo Sosa, no cumplirá la promesa de inaugurar en noviembre de 2013 la primera fase del quinto aeropuerto comercial de Honduras, Palmerola.

Esto debido a que las negociaciones entre la Comisión para la Promoción de la Alianza Público-Privada (Coalianza) e InterAirports se encuentran empantanadas en un montón de propuestas técnicas y en la discusión del modelo financiero para la construcción de la nueva terminal aérea.

El proyecto reporta un desfase de seis meses, ya que en noviembre de 2011 salió a la luz pública el “tarifazo” de US$30,30 aprobado por el Congreso Nacional para financiar la obra, cobro que sería cargado a la tasa aeroportuaria que pagan los viajeros nacionales y extranjeros sin usar las citadas instalaciones.

La tarifa internacional de salida aumentaba de US$30 a US$60,30, del que se excluía el cargo aplicado por Oirsa y el servicio migratorio. Además, se elevó el pago por la salida nacional, al pasar de US$2,06 a US$5.

Esos groseros incrementos fueron rechazados por diversos sectores de la sociedad, lo que obligó al presidente de la República a vetar el proyecto de ley aprobado por el Poder Legislativo, pidiendo que se negociara el modelo financiero para apalancar Palmerola, conversaciones que aún no terminan por las diferencias de criterios entre los ejecutivos de Aeropuertos de Honduras o InterAirports, que es la concesionaria de las terminales aéreas comerciales del país, y la Coalianza, que es la institución responsable de las concesiones de las obras de carácter estatal.

Palmerola tiene excelentes condiciones aeronáuticas y se podría aprovechar la infraestructura de la pista actual. Con una inversión entre US$130 millones y US$170 millones se podría disponer un aeropuerto para acoger hasta dos millones de pasajeros y habilitado para operaciones intercontinentales, de acuerdo con un documento de Coalianza conocido como “Evaluar la oportunidad de Palmerola como aeropuerto internacional de referencia de Honduras”.

Lobo Sosa anunció a mediados de diciembre del 2011 que en el término de 15 días las partes tendrían una nueva propuesta, pero han transcurrido cuatro meses de conversaciones y aún no hay nada concreto.

El “tarifazo” de US$30 hubiese significado un golpe a los viajeros nacionales y extranjeros por la suma de US$19 millones, aproximadamente, 360 millones de lempiras. La inversión para la construcción de Palmerola se estima en US$130 millones de dólares.

De haberse aplicado ese ajuste a la salida internacional, Honduras se hubiese colocado en el primer lugar con la tarifa más alta en Centroamérica, ya que oscilaría entre US$64,80 y US$67,80. Panamá es el país con la tarifa más alta, con US$40, seguido de Honduras con US$38,71, Nicaragua con US$38, Guatemala con US$30, Costa Rica con US$28 y El Salvador con US$20. 

Negociaciones. En la mesa de negociaciones hay varias propuestas, pero no hay consenso en ninguna. Fuentes de InterAirports dijeron que ellos han presentado tres propuestas a Coalianza, las que están en análisis.

Sin embargo, una iniciativa oficial que ha surgido es que la terminal aérea sea trasladada hacia el sector oeste de la pista militar de Palmerola, la que no es aceptada por la concesionaria porque encarecería el costo de la obra en unos US$30 millones.

Palmerola tiene excelentes condiciones aeronáuticas y se podría aprovechar la infraestructura de la pista actual. Con una inversión entre US$130 millones y US$170 millones se podría disponer un aeropuerto para acoger hasta dos millones de pasajeros y habilitado para operaciones intercontinentales, de acuerdo con un documento de Coalianza conocido como “Evaluar la oportunidad de Palmerola como aeropuerto internacional de referencia de Honduras”.

InterAirports considera que construir Palmerola significa una inversión de US$129 millones, y en los primeros cinco años se destinarían US$89 millones.

La concesionaria ha planteado a Coalianza que la terminal a construir tendría capacidad para un millón de pasajeros entrando y saliendo.

Inicialmente se construiría 10.500 metros cuadrados, tres puentes de embarque y dos posiciones remotas. Asimismo, una terminal de carga de 2.000 metros cuadrados, dos plataformas, una comercial y una de carga. También se realizarán obras en el campo aéreo que permitirán que Palmerola inicie operaciones como aeropuerto certificado cumpliendo con la normativa internacional vigente.