Río de Janeiro. La constructora brasileña UTC, una de las mayores del país y la cual fue implicada en el caso de corrupción en la petrolera estatal Petrobras, acordó el pago de 574 millones de reales (unos US$175 millones) con la Justicia brasileña como compensación por los daños causados.

     La Controladoría General de la Unión (CGU) anunció hoy que UTC firmó un acuerdo de lenidad, especie de delación de empresas, con el gobierno, en el que admite los daños causados a la administración pública por las practicas de corrupción y se compromete a reparar los daños causados.

 En enero pasado, UTC firmó, junto a la constructora Andrade Gutierrez, un acuerdo con el Consejo Administrativo de Defensa Económica (CADE) según el cual admitían la práctica de cartel para adjudicarse obras contratadas por Petrobras.

     El dinero, que será destinado a los cofres públicos, se pagará en concepto de daños causados a la petrolera Petrobras, la eléctrica Eletrobras y la minera Valec.

     A cambio del pago de la multa, UTC podrá volver a competir en las licitaciones públicas de Brasil.

     Según el acuerdo, UTC tendrá un lapso de hasta 22 años para pagar la multa establecida, la cual irá aumentando con el paso del tiempo de acuerdo a la tasa de interés establecida.

     Si UTC tarda el máximo del plazo establecido para el pago (22 años), habrá devuelto más de 3.000 millones de reales (unos US$910 millones).

     De los 574 millones de reales de multa, el 70% corresponde al dinero que ganó la constructora con contratos obtenidos ilícitamente, gracias a su asociación en cartel y el pago de sobornos.

     En enero pasado, UTC firmó, junto a la constructora Andrade Gutierrez, un acuerdo con el Consejo Administrativo de Defensa Económica (CADE) según el cual admitían la práctica de cartel para adjudicarse obras contratadas por Petrobras.

     La trama de corruptelas en la petrolera estatal estuvo conformada por las principales constructoras del país, ex directores de Petrobras y políticos, quienes amañaban los contratos, los inflaban y se repartían el excedente.