Río de Janeiro. La constructora brasileña UTC, una de las mayores del país y salpicada por el gigantesco caso de corrupción alrededor de la petrolera estatal Petrobras, anunció hoy que se acoge a la ley de quiebras con el fin de renegociar sus deudas con la ayuda de la Justicia y poder cumplir el acuerdo de lenidad firmado con el Gobierno, informó la compañía.

     En un comunicado, UTC aseguró que pretende "renegociar una deuda de 3.400 millones de reales (unos US$1.068 millones)" entrando en la ley de quiebras para poder cumplir con el acuerdo de lenidad firmado la semana pasada con el Gobierno brasileño según el cual se comprometió a pagar 574 millones de reales (unos US$180 millones) por su implicación en la red corrupta y en el que reconoció las prácticas ilícitas cometidas.

Cuando sea aceptado el pedido, el grupo UTC contará con un periodo de 60 días para presentar un plano de reestructuración que debe ser aprobado en hasta 180 días por la asamblea general de acreedores.

     UTC fue una de las 15 principales constructoras del país que hicieron un cartel para repartirse de manera fraudulenta las licitaciones convocadas por Petrobras. Debido a ello, fue impedida de obtener nuevos créditos y finalizar contratos con Petrobras, por lo que pasó a enfrentar una grave crisis económica.

     "La medida judicial permitirá el cumplimiento de las obligaciones previstas en el acuerdo de lenidad", agregó el grupo en la nota.

Cuando sea aceptado el pedido, el grupo UTC contará con un periodo de 60 días para presentar un plano de reestructuración que debe ser aprobado en hasta 180 días por la asamblea general de acreedores.

     La expectativa del grupo es que "el bloqueo cautelar impuesto por Petrobras y que permanece vigente desde el 29 de diciembre de 2014" sea revocado y UTC Engenharia pueda de nuevo ser contratada por la petrolera.