Monterrey. La constructora mexicana de viviendas Sare, una de las mayores del país, dijo este jueves que logró extender vencimientos de deuda por 2,438.8 millones de pesos (US$184 millones) a un plazo promedio de cinco años, lo que le permitirá reactivar su producción.

Sare inició en noviembre del 2011 negociaciones con sus acreedores buscando ampliar el vencimiento de créditos de corto plazo, en un proceso que incluyó la reducción de su producción y la venta de reservas territoriales.

La constructora, con oficinas en la ciudad de México, detalló que el acuerdo, alcanzado con seis bancos, bajó su deuda de corto plazo a un 23% desde un 70% al cierre de diciembre, aunque no detalló el calendario de pagos y el costo del proceso.

"Este efecto en conjunto con la venta de activos no estratégicos le dará a la empresa la flexibilidad financiera necesaria para reiniciar los procesos de producción de vivienda a partir del segundo trimestre del 2012", dijo la compañía en un comunicado.

Sare, al igual que otras constructoras mexicanas, se vieron afectadas por la restricción crediticia que surgió a raíz de la crisis financiera del 2008 y por un cambio en las políticas gubernamentales que llevó a las empresas el 2011 a elevar sus inversiones, lo que consumió su efectivo.

La constructora tiene un programa de venta de activos por 2.000 millones de pesos (US$152,3 millones) que pretende ejecutar en los próximos dos años para pagar deuda.

Las acciones de Sare ganaban un 0,76% en la bolsa local a 1,32 pesos (US$0,10) a las 10.35 hora local (1505 GMT).