Lima. La constructora peruana Graña y Montero, la mayor de Perú, habría participado del pago de sobornos de la firma brasileña Odebrecht por un contrato de construcción de una carretera Interoceánica, reportó este viernes un semanario local.

Graña y Montero fue socio minoritario de Odebrecht en la construcción de los tramos 2 y 3 de la carretera Interoceánica, donde la brasileña admitió haber pagado US$20 millones al ex presidente Alejandro Toledo.

El ex mandatario, que niega las acusaciones, enfrenta un pedido de extradición desde Estados Unidos luego que la justicia local dispuso que debe pasar 18 meses en prisión preventiva.

El semanario "Hildebrandt en sus trece" difundió este viernes un extracto de la declaración del ex gerente de Odebrecht en Perú, Jorge Barata, al fiscal Hamilton Castro, en la que refería que sus socios en el proyecto de la carretera Interoceánica "sí tenían conocimiento" de los pagos ilícitos al ex mandatario.

"El pago ha sido por Odebrecht pero el resto de empresas sí tenían conocimiento, no detalles, pero sí sabían que existía el acuerdo (con Toledo)", dijo Barata al fiscal peruano en el marco de un acuerdo de colaboración anticipada, según el semanario.

"Lo que sí es cierto es que se distribuyó entre los consorciados, no recuerdo la fórmula exacta, esto lo verificaré. Esto fue más o menos así, ellos sabían que habíamos pagado, y sabían que tenían que asumir lo que correspondería", agregó.

Representantes de la fiscalía declinaron dar comentarios mientras que ejecutivos de Graña no respondieron a llamadas de Reuters, aunque anteriormente su gerente Mario Alvarado dijo que desconocía los sobornos y que fueron engañados por Odebrecht.

Las acciones de Graña y Montero se desplomaban el viernes 33%, a 2,21 soles, y acumulan una pérdida de 57% desde que Odebrecht firmó en diciembre un acuerdo judicial en Estados Unidos donde reconoció los pagos de millonarios sobornos en Perú.

Graña y Montero también fue socio de Odebrecht en la construcción de la línea 1 del Metro de Lima y del proyecto de irrigación de Chavimochic. En el caso del Metro de Lima, la brasileña admitió haber pagado US$7 millones para ganar la licitación en el 2009, según la fiscalía.

Asimismo, Graña tenía 20% de participación en un consorcio liderado por Odebrecht para construir un millonario gasoducto que fue cancelado por el Gobierno.