Lima. La constructora peruana Graña y Montero vendió el 87,59% de su participación en la empresa de servicios de construcción y operaciones mineras, Stracon GyM, por US$77 millones.

Según publica el diario El Comercio, la compañía cerrará operaciones en un plazo de diez días y estima disponer los ingresos generados por la venta para cumplir con obligaciones que mantiene con entidades financieras.

En un comunicado, la empresa -afectada por el escándalo de Odebrecht en Perú- precisó que los ingresos "serán utilizados para amortizar las obligaciones financieras senior de GyM S.A. frente a Scotibank Perú".

Añade, que dispondrá del flujo para también atender "sus obligaciones financieras frente a acreedores de la línea sindicada (Banco de Crédito del Perú, Scotiabank, Interbank, Citibank Perú y BBVA), reduciendo la deuda con el sistmea financiero en un 55%".

Según explicó Luis Díaz, gerente general corporativo de Graña y Montero, la venta de Stracon GyM era uno de los activos que se evaluaban vender dentro del proceso de reducción de deuda de la compañía anunciada el año pasado. 

La constructora informó además que está a la espera de la publicación del reglamento de la ley 30737, que reemplaza el Decreto de Urgencia 003, para constituir el fideicomiso establecido. 

Preció que para el fideicomiso, tiene una lista preliminar de posibles activos que suman US$150 millones.

"Graña y Montero ha desarrollado más de 50 proyectos mineros, ha montado 20 plantas concentradoras, incluyendo la planta concentradora de cobre más grande el mundo. Con nuestro nuevo enfoque, el equipo podrá concentrarse en lo que mejor sabemos hacer, que es en la ingeniería y construcción de proyectos mineros", agrega el comunicado.