Río de Janeiro. Las ventas de las constructoras brasileñas en 2015 cayeron 18% en relación a 2014, al registrar su menor nivel desde  2009, según un estudio presentado este martes por la consultora Economática.

El sector de la construcción reportó ventas por 23.800 millones de reales (US$6.800 millones) el año pasado, lo cual refleja la grave crisis económica que impactó al sector inmobiliario de Brasil, destacó la consultora.

Las ventas de las 16 constructoras brasileñas de capital abierto registraron el año anterior su nivel más bajo desde 2009, cuando totalizaron 18.360 millones de reales (US$5.245 millones al cambio actual).

Esta cifra es casi la mitad del récord de 33.300 millones de reales (US$9.515 millones al cambio actual) en ventas alcanzado en 2011.

La caída de las ventas se vio reflectada directamente en el resultado de las 16 compañías, tras obtener un beneficio neto de 1.090 millones de reales (unos US$311 millones) en 2014.

Las mismas 16 empresas tuvieron un prejuicio de 1.700 millones de reales (US$486 millones) en 2015.

La última vez que el sector tuvo un resultado financiero negativo fue en 2012, con pérdidas de 1.050 millones de reales (US$285 millones).

Las principales constructoras brasileñas se han visto salpicadas además de la gigantesca red corrupta en la petrolera estatal Petrobras, a través de la cual se beneficiaron con contratos amañados para repartirse los recursos excedentes con empresarios y partidos políticos.