Madrid. El consorcio de empresas constructoras encargadas de las obras de ampliación del canal, Grupo Unidos por el Canal (GUPC),  han descartado de momento la paralización, cuando se cumple la fecha del preaviso para la suspensión de las obras.

El GUPC notificó el pasado 30 de diciembre el preaviso a la Autoridad del Canal de Panamá que en 21 días suspendería la obra si no se atendía su reclamación de US$1.600 millones en "sobrecostes" por información geológica equivocada.

El Grupo está liderado por la española Sacyr junto con la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña CUSA, y obtuvo en 2009 el contrato para la construcción del tercer juego de esclusas por su oferta US$3.118 millones, por debajo de los US$3.481 millones establecido como precio máximo por Panamá.