Managua. La Cámara de Urbanizadores de Nicaragua (Cadur) prevé vender casi el doble de casas este año, como producto de unas reformas legales que facilitan el acceso a las viviendas de interés social, informó hoy el presidente de esa organización, Ricardo Meléndez.

"Estamos colocando alrededor de 3.500 viviendas anuales, con estas reformas esperamos colocar entre 5.000 y 6.000 viviendas, por lo menos", dijo Meléndez a medios del Gobierno.

Antes de las reformas, aprobadas la semana pasada, una familia nicaragüense debía tener ingresos mínimos de US$387 mensuales para aspirar a una vivienda en una urbanización, ahora el mínimo son US$310.

La diferencia de US$77 parece mínima, pero representa casi el 50% del salario mínimo promedio en Nicaragua.

"Con esto se ha incrementado la cantidad de gente que puede comprar una casa", afirmó el ex presidente de Cadur Alberto Atta.

La reforma elevó de US$20.000 a US$32.000 el valor de las viviendas que tendrán un subsidio estatal del 2,5% de la tasa de interés, que actualmente es del 9%.

Asimismo el Estado garantizará una prima de hasta US$2.000 para las viviendas consideradas de interés social, que tienen 60 metros cuadrados de edificación y un costo de construcción de US$20.000.

Como resultado, las rentas mínimas que los dueños pagarán a los bancos serán de US$101 y no los US$129 que pagan en la actualidad.

Actualmente Cadur tiene una oferta de 35.000 viviendas, de las que el 35% está en el rango de interés social.