El Gobierno Nacional construirá el primer electroducto submarino de América Latina para transportar energía eléctrica desde Tierra del Fuego a la zona continental del país a través del Estrecho de Magallanes, e incrementar de esta forma en 700 megavatios la oferta existente en el sistema interconectado nacional, anticiparon a Télam fuentes del gobierno fueguino.

La obra -que se encuentra en su etapa final de consultoría- se combinará con el proyecto de generar electricidad a boca de pozo utilizando el remanente de gas que se extraiga de los yacimientos Vega Pléyade y Carina, situados frente a la costa de la provincia insular.

El gas que ya no pueda inyectarse en los gasoductos por cuestiones de capacidad de transporte, se usará para "darle un valor agregado y generar energía eléctrica para el mercado nacional", dijo tiempo atrás la gobernadora Fabiana Ríos.

En esa oportunidad, la mandataria provincial subrayó la "voluntad política del Gobierno Nacional" para encarar un proyecto "de magnitud en términos de ingeniería y de desarrollo tecnológico, que no tiene igual en la Argentina y de los que existen pocos antecedentes en el mundo", observó.

Ríos también destacó que la obra producirá un cambio "en la matriz económica" de la provincia, ya que la comercialización de megavatios en el mercado eléctrico nacional derivará en "recursos genuinos" para el distrito.

El electroducto ya figura "entre las grandes obras del país que se financiará a través del Comité de Asistencia Financiera (COE). La decisión política del Gobierno Nacional es hacer la obra, porque sería la forma de culminar el Plan Federal 1 y 2 con un interconectado eléctrico global que abarque todo el país", explicó a Télam Juan Carlos Saldivia, presidente de la Dirección Provincial de Energía (DPE).