Asunción. Hacer nuevos estudios sobre Acaray equivale a demorar inútilmente, porque se sabe lo que debe hacerse ahí, señala el consultor Ing. Roberto Vera Vierci, en una entrevista con ABC Color. Agregó que la ANDE debería convertir la producción de su central en energía de punta para venderla a un precio mayor y utilizar más la producción de Itaipú.

Acaray tiene un salto y una cantidad de agua determinada y se puede usar esa energía, que es una cantidad fija por día o por año, durante las 24 horas o durante tres horas. La principal diferencia es que la llamada energía de punta o de pico, que se usa durante las horas en que hay un gran consumo, cuesta más del doble que la energía de base, que es la que se usa durante el día, explica el Ing. Roberto Vera Vierci.

“Acaray en este momento, y sin ninguna explicación razonable, funciona más como energía de base que como energía de punta. Es una buena idea –y debió haberse hecho hace tiempo– transformarla en energía de punta, con lo cual, el costo y los ingresos que produce la misma cantidad de agua, serían mucho mayores”, refiere el consultor.

Recuerda, además, que hace un par de años había realizado y entregado sin costo para la ANDE un estudio de costos y un predimensionamiento para la colocación de turbinas en Yguazú; sin embargo, su propuesta fue desechada.

Respecto a Acaray afirma que no es necesario hacer muchos estudios. “En todo esto, más que técnica hay política energética y hay razones a veces que no son técnicas que rigen las decisiones que se toman al respecto. Hacer nuevos estudios es demorar inútilmente puesto que es sabido lo que se debe hacer ahí. Es preguntar cosas cuya respuesta ya conocemos para desviar la atención”, asegura.

Insistió en que, antes de perder el tiempo, se debería convertir a Acaray en una central que genera energía de punta y venderla a terceros a un precio mayor. “Nosotros tenemos la energía de base que es el 50% de Itaipú que no la usamos toda y entonces, podemos vender la energía de punta de Acaray a un precio mucho más alto y reemplazar esa energía de base que ahora está produciendo Acaray con la energía de base de Itaipú a la cual tenemos derecho y que no utilizamos”, apuntó. Esa energía de Itaipú es cedida a un precio bajísimo al Brasil.

Respecto a la factibilidad técnica de ampliar la central, como lo proyecta la ANDE, Vera Vierci aclaró que el caudal es uno solo en Acaray. “La cantidad de agua por día o por año si se suman las variaciones, es una. La cantidad de agua es lo que llueve y se recoge en un año. La altura del salto que es el otro factor de la potencia que está dada por el caudal y la altura, está fija y no podemos cambiar. El agua está a ese nivel y la restitución en el Paraná está en otro nivel; el punto está en que se puede usar esa energía de manera uniforme, durante las 24 horas o puedo usarla para producir 24 veces más de energía en una hora. ¿Cuál es la diferencia? La diferencia es que la energía de pico que se vende y se necesita cuando todo el mundo consume, cuesta mucho más”, reiteró.