Ciudad de México.- En la pelea por las audiencias y los ratings, las dos televisoras más grandes del país difunden números con las interpretaciones que más convienen a su estrategia de negocio. Mientras unas presumen con datos de Nielsen Ibope sus buenos resultados, otras hacen alarde con informaciones HR Ratings y de esta manera es complicado determinar quién gana qué o cuánto en eventos deportivos como el campeonato de Rusia 2018.

HR Ratings Media dice que TV Azteca ganó en Rusia 2018 con 18,7 puntos de ratings, por 12,1 de Televisa. Nielsen Ibope dice que Grupo Televisa superó a Televisión Azteca con un 28% de audiencia como diferencia.

Los estados financieros de Televisa y Televisión Azteca a la Bolsa Mexicana de Valores podrían ser un mejor referente, pero en el rubro también existen pocas similitudes, pues mientras una compañía tiene una operación de mayor tamaño y se concentra con sus actividades en México y una participación en Estados Unidos, la otra firma sale de ese país y crece en televisión abierta con sus filiales de Centroamérica, además de que TV Azteca especifica poco sus números, mientras que Televisa hace desgloses por segmentos y es así que esta empresa ofrece indicadores más claros acerca de cómo ha jugado en el mercado durante los últimos cinco Mundiales de la FIFA.

Para Grupo Televisa, con indicadores en dinero y en pesos mexicanos corrientes, Rusia 2018 significó la mejor de todas sus jugadas mundialistas, esto con el mayor de comparativos posibles de los reportes financieros del segundo trimestre de los años 2002, 2006, 2010, 2014 y 2018, fechas de los últimos mundiales alrededor del mundo.

Con Rusia 2018, el Grupo Televisa consiguió que las ventas netas de su división de contenidos –en los que engloba sus ingresos por televisión abierta y otros derechos relacionados con el Mundial–, crecieran en 29,9 y 28,9% sus utilidades de ese segmento para el segundo trimestre de 2018, considerando precios corrientes, frente al mismo periodo del 2017 y en 35,9% y en 34,8% pesos constantes.

Cifras como las anteriores no las había visto Televisa desde los campeonatos de Alemania 2006 y Corea-Japón 2002, en que subió 13,4 y 21,6% sus ventas netas y en 21,5 y 21,2 sus utilidades del rubro, otra vez, en pesos corrientes y en 21,6 y 13,1% sus ventas netas y 21,3 y 36,4% en pesos constantes, respectivamente.

Los mundiales de Sudáfrica 2010 y Brasil 2014 habían reportado números más planos para este grupo: 9,8 y 4,4% de alzas en ventas netas y de 6,2% más y menos 2,7% en su resultado neto, en comparativos con los años anteriores inmediatos y medido en pesos constantes. En pesos corrientes, las ventas netas de Televisa para Sudáfrica 2010 cayeron 42,8% y en 26,5% para Brasil 2014.

Televisa trajo de Rusia buenos números, pero la televisora debe tener prudencia, pues los resultados son otros cuando se miden en dólares, expone Carlos Blanco, especialista en temas de contenidos, nuevos medios y TV de paga de la firma Dataxis:

“La Copa del Mundo tuvo un buen impacto sobre el negocio de contenidos de Televisa. El rubro publicidad está siendo adverso para Televisa y la industria en general, lo cual ha generado diversos cambios en la estructura de esta compañía. Y el Mundial no fue la excepción: si bien en pesos mexicanos sólo la publicidad del segundo trimestre creció un 9,2%, en el comparativo interanual cayó 4,7% sí la comparación se realiza en dólares (…) El Mundial también genera ingresos por la venta de derechos a terceros, dentro y fuera de México, en ese sentido, Rusia 2018 reportó US$92 millones, equivalentes casi al 5% de los ingresos del período”.

Blanco también hace el recordatorio de que medido en dólares, el segundo trimestre del 2014, cuando el Mundial de Brasil, reportó mejores cuentas en publicidad que el segundo trimestre del 2018, cuando el campeonato de Rusia: US$1.961 millones contra US$1.138 millones y esto como reflejo de los retos que enfrentan la industria de los medios de comunicación en el rubro.

Los reportes de Televisa sueltan otras pistas, como que en 2002 el 62,8% de sus ingresos totales venía de la TV abierta y contenidos y 41% en para 2018, mientras que el margen EBITDA del segmento ha rondado el promedio de 39,5% en la última década, con su mejor pico en el segundo trimestre de 2006, en 53.7%.

La televisión por cable y lo poco de telecom representaba en 2002 el 5,4% de los ingresos de Televisa, 34% en 2018, y su división de radio hoy en venta, Radiópolis, el 0,8% de los ingresos totales y con retroceso de 35%, de 44.13 millones de pesos (US$2.332 millones) reportados en el segundo trimestre de ese año, contra 67.87 millones (US$3.541 millones) del mismo trimestre de 2001.