Lima. La Asociación de Porcicultores del Perú (APP) estimó que el consumo per cápita de carne de cerdo, que se encuentra en 4,2 kilogramos, se incrementará medio kilo cada año, estimulado por el boom gastronómico.

La gerente general de APP, Ana Trelles, señaló que los productores esperan que los mitos sobre el consumo de carne de cerdo desaparezcan progresivamente para que la misma sea incluida con más frecuencia en la dieta familiar.

“El consumo en Perú es uno de los más bajos en América del Sur y los productores hemos asumido el reto de incrementar, por lo menos, medio kilo cada año. Se dice que es dañina o que su preparación es difícil, pero eso no es cierto”, declaró.

Refirió que países como Chile y Brasil registran un consumo per cápita de carne de cerdo de 25 y 13 kilogramos, respectivamente; mientras que Ecuador, que importa esa carne de Perú, tiene un consumo de ocho kilos per cápita al año.

Comentó que los porcicultores buscan que ese incremento de la demanda también responda al empleo de buenas prácticas, mejora de la competitividad y uso de tecnología que ellos se comprometen a continuar realizando.

Consideró que los gobiernos regionales y locales también deben apoyar el desarrollo de empresas porcinas con altos estándares de producción, no sólo en la costa sino también en la sierra norte y sur del país.

Trelles aseguró que las granjas tecnificadas envían a los mataderos cerdos tiernos con un tiempo de vida de 150 días, en promedio, y 100 kilos de carne.

La demanda de carne de cerdo se concentra en regiones como Arequipa, Huánuco, Lima e Ica; y ciudades como del norte como Chiclayo (Lambayeque) y Trujillo (La Libertad), cuyos platos típicos incluyen ese alimento en la preparación.

Mientras que la producción en granjas tecnificadas se realiza principalmente en valles de Lambayeque, Arequipa, Moquegua, Lima, Iquitos (Loreto) y Tarapoto (San Martín).

En Perú existen alrededor de 600 granjas tecnificadas que albergan a diversas poblaciones, las cuales representan el 70% de la producción nacional.