Santiago. El consumo total de bebidas refrescantes (gaseosas, aguas, jugos y néctares, bebidas para deportistas y bebidas a base de té) alcanzó en el primer trimestre del 2012 a los 732 millones de litros, lo que representa un alza de 12,7% respecto del mismo período del año 2011, según informó la Asociación Nacional de Bebidas Refrescantes (Anber).

El presidente de Anber, Francisco Diharasarri, señaló que esta alza se explica en importante medida por el continuo aumento de las categorías emergentes, como bebidas para deportistas, aguas, jugos y néctares y las bebidas en base a té.

“La industria ha efectuado importantes innovaciones conectándose con las necesidades de un consumidor que privilegia la vida sana, el deporte y la vida al aire libre. Por ello, hoy ofrecemos un amplio y variado portafolio de productos para responder a todos los gustos y cambios de hábitos del consumidor”, subrayó Diharasarri.

El ejecutivo agregó que estas innovaciones han sido acompañadas por el fortalecimiento del canal tradicional de ventas. “Son más de 120 mil clientes compuestos en su gran mayoría por pequeños y medianos comerciantes”, explicó Diharasarri.

Adicionalmente, según el ejecutivo, específicamente en este primer trimestre del año, el consumo estuvo favorecido por las altas temperaturas, muy por sobre el promedio normal para esta época.

A lo anterior se suma el efecto positivo en el consumo que se produce cuando hay una economía en crecimiento, con altos niveles de empleo y de remuneraciones al alza, que incentivan la demanda de bienes no durables y en particular de alimentos y bebidas.

En definitiva, los resultados del primer trimestre se explican por la presencia de un círculo virtuoso dado por innovación, crecimiento económico y buen clima.

Detalle. En el primer trimestre del 2012 destacó especialmente el crecimiento de la categoría de bebidas para deportistas, con un crecimiento de 65,9% (equivalente a 5,9 millones de litros). Ello significó duplicar la tasa de aumento del mismo período del año anterior (30,7%).

Según explicó Diharasarri “esta es una categoría que se ha consolidado fuertemente por la mayor demanda de bebidas específicas para deportistas, en línea con el incremento de la cantidad de personas que están cada día más preocupados de su salud y de realizar algún tipo de actividad deportiva”.

De la misma manera, las bebidas a base de té, mantuvieron también su tendencia al alza, con un incremento de 30,6%, que significó un consumo de 1,7 millones de litros. Aunque esta es la categoría más nueva de la industria, se ha consolidado entre los consumidores, lo que se ve reflejado en las alzas que presenta su consumo en los dos últimos años. 

En cuanto a las aguas -con sus tres variantes: minerales, purificadas y saborizadas-, su consumo mostró un incremento de 21,4%, totalizando los 102 millones de litros. 

Por su parte, los jugos y néctares, registraron un aumento de 17,7%, manteniendo la tendencia al alza de los últimos años, y sumando ventas por 61 millones de litros.

Las gaseosas anotaron un aumento de 10,3%, llegando a los 562 millones de litros durante el primer trimestre del 2012, que se explica sobre todo por el importante aumento de las bebidas gaseosas light.

“Aunque esta es una categoría madura, la industria ha innovado en nuevos productos y formatos, que han significado un crecimiento especialmente importante en aquellos relacionados a las categorías light”, sostuvo el presidente de Anber.