El consumo de combustibles en Brasil creció 6,1% en 2012 en comparación con 2011, y se colocó en 129,6 billones de litros, informó la Agencia Nacional del Petróleo (ANP).

El consumo de diesel creció 7% y pasó de 52,2 billones de litros en 2011 a 55,9 billones el año pasado, el mismo porcentaje que creció el biodiesel, según la ANP.

Por su parte, el consumo de gasolina aumentó 11,9% en 2012 en relación al año anterior, y totalizó 39,6 billones de litros ante los 35,4 billones de 2011.

El consumo de etanol bajó 9,6% el año pasado en comparación con 2011.

"El sector de combustibles creció 6% en 2012, mucho más que el Producto Interior Bruto (PIB), que debe quedarse en 1% o poco más. El sector pasó de largo de la crisis mundial", afirmó el director de la ANP Florival de Carvalho.

Carvalho anunció que el organismo regulador estudia una nueva reglamentación para aumentar la reserva de combustibles en el país, tema que preocupa a las autoridades tras confirmarse que Brasil podría sufrir una falta de crudo si el actual ritmo de consumo continúa creciendo.

Según él, la propuesta que hay es que las distribuidoras de combustible no coloquen en el precio las inversiones hechas para aumentar la capacidad de almacenaje.

"Alguien tendrá que pagar los gastos, aunque no queremos ver un aumento en el precio de los combustibles debido a esto. Queremos que el abastecimiento crezca sin trastornos", dijo Carvalho.